Tiny Toon: Buster’s Hidden Treasure

Repasamos este juego de plataformas que supo entretener a muchos

Konami había estado pisando fuerte en la era de NES con títulos como Contra, Castlevania y Metal Gear, así que por lo tanto, su paso por la consola de 16 bits de Sega no podía ser desapercibido. La empresa hizo la conversión de su juego de arcade, Sunset Riders, para Super Nintendo y Genesis, pero el resultado no fue el esperado; menos niveles, y 2 jugadores menos para elegir.

Sin embargo, la desarrolladora no se dio por vencida, y teniendo las licencias de la clásica serie de televisión, Tiny Toon Adventures, se atrevió a intentar algo grande y que pegue en el público.

[Retro] Tiny Toon: Buster's Hidden Treasure 1

La compañía ya había lanzado títulos basados en esta franquicia, pero ninguno como el que estamos a punto de hablar. Lanzado en 1993, guiándose por el género más popular de la época, y aprovechando los puntos más fuertes de los grosos de aquella época (como Mario, o Sonic), Buster’s Hidden Treasure supo explotar las capacidades de la consola, y le brindó horas de entretenimiento a grandes y chicos.

En esta aventura nos ponemos en la piel del conejo protagonista, Buster Bunny, quien encuentra un mapa del tesoro, robado posteriormente por el rico engreído, Max Montana. Él, para poder encontrarlo, contacta con el genio malvado, Gene Splicer, para que este secuestre y consiga controlar a todos los amigos de Buster, evitando así, que él pueda ir tras Max.

Con esta premisa, emprendemos una misión buscando el mapa que robó Max, y rescatando a todos nuestros amigos de las garras de Splicer, a través de 32 niveles que nos harán pasea pasear por campos, montañas nevadas, cavernas, y hasta un barco pirata.

[Retro] Tiny Toon: Buster's Hidden Treasure 2

Este título nos presenta un mapamundi similar al de Super Mario Bros 3, en el cual podremos jugar cada nivel las veces que queramos. Cada uno de ellos finaliza al encontrar el personaje de Gogo Dodo, el cual se puede hallar en algunos casos más de una vez, abriendo así la posibilidad de seguir distintas rutas para avanzar en la aventura.

Cada fase tiene su jefe final, y en este caso, al igual que pasa con el Dr. Eggman, Gene Splicer se nos presentará para enfrentarnos haciendo uso de distintas artimañas, y siendo acompañado por alguno de nuestros amigos que estarán allí para dificultar las cosas.

[Retro] Tiny Toon: Buster's Hidden Treasure 3

Obviamente, este plataformero cuenta con las típicas características de los juegos del mismo género; a lo largo de los niveles iremos recolectando zanahorias que nos servirán para obtener una ayuda de parte de Little Beeper, Sneezer o Concord Condor, quienes se encargarán de barrer a los enemigos visibles por nosotros en caso de emergencias.

Ítems de invisibilidad, vidas extra, y distintos tipos de ayuda sobran como es de esperar en Buster’s Hidden Treasure, los cuales nos ayudarán a que el juego sea más pasable y sencillo.

También podremos encontrar el logo de los Tiny Toon para acceder a Wackyland, el extraño y bizarro escenario basado en la pintura de “La persistencia de la Memoria”, que oficia como bonus del juego y en donde deberemos aprovechar a recolectar todos los ítems que podamos.

Buster12

La música que acompaña a cada nivel es de gran calidad y los colores son tan llamativos que llenan de vida este divertido juego de Konami. Al día de hoy, si bien el título quedó en el pasado de los videojuegos, supo entretener a muchísimos jugadores que aún lo recuerdan con mucho cariño.

Realizar un juego basado en series de televisión o películas puede significar un reto realmente enorme, pero la desarrolladora hizo un trabajo muy bueno sabiendo como incorporar los distintos elementos y personajes del mundo alocado de Tiny Toon Adventures.

Siempre hay suficiente tiempo para desempolvar el Sega Genesis y jugarse una partida de este clásico.