¿Cuál es el papel de las cualidades de liderazgo y la gestión de personas en la mejora del desempeño organizacional? El liderazgo y la gerencia deben cooperar. No se pueden cambiar. Pero son interdependientes y se apoyan mutuamente. Cualquier intento de separar los dos probablemente causará más problemas de los que soluciona. Sin embargo, las diferencias han sido ampliamente discutidas. Las responsabilidades de un gerente incluyen la planificación, la coordinación y la organización. El trabajo de un líder es inspirar y motivar al grupo. En su libro de 1989 “Sobre convertirse en líder”, Warren Baines compiló una lista de variaciones:

(a) el gerente administra; Un líder innova.

(b) El administrador es una copia del líder, que es el original.

El liderazgo se puede definir como la capacidad de inspirar y motivar a otros para que se desempeñen al máximo de su potencial. Su objetivo principal es motivar a las personas para que contribuyan más al desempeño general de la organización. Una definición general de liderazgo es el proceso por el cual una persona motiva a otros a alcanzar las metas organizacionales y dirige la organización para que funcione de manera más efectiva y cohesiva. El liderazgo también puede generar cambios. Un líder eficaz siempre pone las necesidades de los demás por encima de las suyas y toma la iniciativa. Un líder proactivo evalúa todos los resultados posibles de una situación y piensa tres pasos por delante de los demás.

El liderazgo eficaz se centra en fomentar el crecimiento de los demás y permitirles realizar su mayor potencial. El liderazgo fomenta la cooperación entre las personas.

READ  Hielo marino antártico más bajo registrado en julio: Monitor

Las habilidades de gestión y liderazgo generalmente se consideran intercambiables en muchas empresas. Estos dos esfuerzos están separados el uno del otro. Para enfatizar la diferencia entre los dos conceptos, los líderes ordenan a los seguidores, mientras que los gerentes ordenan al personal que trabaje para ellos. Un gerente enfatiza la planificación y supervisión de las diversas actividades que deben llevarse a cabo dentro de una organización, mientras que un líder se enfoca en influir y motivar a las personas. Aunque el proceso de gestión puede intentar proporcionar liderazgo, muchas acciones de liderazgo diferentes contribuyen a la gestión. Aunque la gestión y el liderazgo son muy diferentes entre sí, ambos son esenciales para el éxito de una empresa.

La gestión de personas influyentes es una habilidad esencial para los líderes actuales y futuros que desean mejorar la comunicación en el lugar de trabajo y empoderar a los miembros del personal para que tengan éxito. La evaluación de las habilidades de gestión de las personas facilitará la identificación de las fortalezas y áreas de necesidad de mejora. La gestión de personas tiene como objetivo aumentar el rendimiento en el lugar de trabajo y promover el desarrollo profesional proporcionando dirección, inspiración y personal líder. Henry Fuele definió la gestión como el proceso de previsión, planificación, organización, liderazgo, mando, coordinación y control.

La gerencia, según JN Schulze, es la autoridad que guía a una organización hacia el logro de una meta particular. Los jefes de departamento, los líderes de equipo y los gerentes utilizan técnicas de gestión de personas a diario para monitorear el flujo de trabajo y mejorar el desempeño de los empleados.

READ  ¿Cómo afecta la nueva estrategia a Bitcoin?

El liderazgo de una organización tiene la tarea de justificar sus objetivos y el status quo. Los líderes deben comunicar la visión y la misión de la organización a todas las partes interesadas. Los empleados de la empresa conocen los planes y políticas de los líderes. La cultura y las normas de la organización deben interiorizarse porque son esenciales para lograr sus objetivos.

Los líderes ofrecen una estrategia metódica. Permite la creación de planes de procedimiento estructurados que mejor cumplan con los objetivos de la empresa. Las personas pueden seleccionar, contribuir, comprender y lograr objetivos claramente definidos a través de un proceso de planificación integral.

Según los hallazgos del estudio, el liderazgo implica motivar a otros a ir más allá para lograr los objetivos de la empresa. El estudio muestra de manera concluyente que la contribución de un líder a una organización es su ayuda para determinar el rumbo que deben tomar los empleados para lograr la meta de la empresa. Los líderes también contribuyen a mejorar el desempeño y la productividad corporativos al motivar a los empleados y establecer metas de desempeño.

Este estudio describe las competencias clave, incluidas las habilidades técnicas, interpersonales y conceptuales, que se necesitan para administrar personas en todos los niveles de gestión. En diversos grados, estas tres habilidades se requieren en diferentes niveles de gestión. Las habilidades blandas se consideran más importantes para todas las profesiones, no solo para los puestos gerenciales.