Una pantalla muestra la evolución del Ibex 35, el índice de la Bolsa de Madrid.
Una pantalla muestra la evolución del Ibex 35, el índice de la Bolsa de Madrid.Vega Alonso / EFE

El Ibex 35 cerró el martes la peor mitad de su historia con una caída del 24,27%, agobiada por la incertidumbre de los inversores sobre las consecuencias del coronavirus en la economía. El selectivo español ha recuperado algo de terreno en las últimas semanas, pero no ha podido superar el golpe que sufrió en marzo pasado, cuando dejó un 22,21% en el peor mes desde su creación en 1992.

Los colapsos experimentados en los días negros fueron una losa imposible de levantar, a pesar del programa de compra masivo promovido por el Banco Central Europeo (BCE) y el optimismo excesivo que se aferra a cualquier ilusión sobre una vacuna para protagonizar regresos efímeros. El de Pascua se disipó debido a una temporada de resultados desastrosos y el de principios de junio se ha arruinado por el miedo generado por los brotes. El resultado es un gráfico que, en el último medio año, dibuja un abismo seguido de numerosos dientes de sierra. El Ibex cayó un 0,64% este martes para cerrar en 7,231 puntos; a principios de año, era menos de 500 para llegar a 10,000.

Comprender lo que sucedió es tan simple como asumir que la economía mundial ha estado paralizada durante meses y que el retorno a la normalidad está siendo lento y lleno de amenazas. Pero el impacto excepcional de la pandemia en España, uno de los países que ha sufrido el encierro más severo y extenso, no es suficiente para explicar el fenomenal choque del Ibex, el mayor de todos los parques europeos. El selectivo español ha dejado una cuarta parte de su valor desde principios de año, en comparación con el 18% del London Ftse o el 7% del Dax alemán. El gran peso de las acciones cíclicas, como las financieras o el turismo, está en el centro de las pesadillas de los inversores españoles.

READ  Congreso de Chile aprueba proyecto de ley para aumentar la semana laboral a 40 horas Labor Rights News

Hay personas que han perdido mucho dinero. Tanto es así, que si a principios de año un pequeño accionista hubiera invertido en acciones de Sabadell lo suficiente como para comprar un piso en el barrio madrileño de Salamanca, ahora le daría la posibilidad de adquirir otro similar en Vallecas. El banco catalán es el más afectado por la crisis: el 69% se hundió en el semestre, frente al 44% de Bankia o el 42% de Santander.

En el sector turístico, el grupo IAG, que agrupa a las aerolíneas Iberia y British Airways, dejó dos tercios de su valor y la mitad de los hoteles Meliá. Solo Cellnex, Viscofan, Iberdrola, MásMóvil y Siemens Gamesa cerraron el semestre positivamente. Las acciones defensivas, especialmente las eléctricas, actuaron como refugio para los inversores durante este loco comienzo de año.

Junio ​​cierra positivo

Pero no todo son malas noticias. Junio ​​terminó con ganancias de 1.9% para el grupo de las 35 principales compañías cotizadas españolas y consolidó los aumentos de Ibex en el segundo trimestre, en línea con otros mercados europeos. El selectivo jugador madrileño ha ganado un 6,57% desde abril, su mejor dato desde el primer trimestre de 2019, respaldado por la progresiva reducción progresiva en España y las principales economías mundiales.

Sin embargo, la incertidumbre sobre los brotes continúa y se ha convertido en una espada Damocles que se cierne sobre las cabezas de los inversores. Bankinter, por ejemplo, prevé que el selectivo de la Bolsa de Madrid cierra el año en unos 7.457 puntos, lo que supone un potencial muy pequeño de revalorización del 3%, incluso teniendo en cuenta los dividendos. Ismael de la Cruz, analista en Investing.com, es pesimista sobre el futuro: “Lo único seguro es la turbulencia”.

READ  VIDEO: Ponen a prueba el coche futurista inspirado en 'Avatar' de Mercedes Benz

Muchos miran con recelo a Wall Street, donde el índice de tecnología Nasdaq ha batido su marca histórica varias veces en 2020. Por supuesto, ninguno de los gigantes del sector figura en el Ibex. Y ese registro negativo es realmente difícil de revertir.

Fe de errores

En una primera versión se aseguró que el Cac francés había caído un 7% durante el primer trimestre. En realidad, esos datos corresponden al Dax alemán. El índice parisino cayó un 17% durante el período.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva de coronavirus en España y en cada autonomía

– Motor de búsqueda: la reducción progresiva por municipios

– Preguntas y respuestas sobre coronavirus

– Guía de acción contra la enfermedad.

– Haga clic aquí para suscribirse al boletín diario sobre la pandemia