Las tensiones entre Israel y Hizbulá han alcanzado un punto crítico en medio de la guerra en Gaza, con un saldo de numerosas víctimas en ambos lados de la frontera. En un reciente ataque aéreo atribuido a Israel, al menos 38 soldados sirios y seis miembros de Hizbulá perdieron la vida cerca del aeropuerto internacional de Alepo.

Además, siete personas murieron en un centro sanitario en el sur de Líbano en otro ataque israelí, lo que desencadenó un contraataque con cohetes hacia Israel. Desde el inicio de la guerra en octubre, al menos 17 personas han muerto en el norte de Israel y 330 en el Líbano, incluyendo miembros de Hizbulá, civiles y un soldado libanés.

El Ejército israelí ha intensificado sus ataques en el sur de Líbano contra posiciones de Hizbulá, provocando daños ambientales y en la agricultura. La crisis económica y energética en Líbano se agrava debido a la violencia, con una gran dependencia de la ayuda exterior y una elevada deuda pública.

Estados Unidos estaría mediando para buscar una solución a la crisis y evitar una escalada generalizada entre Israel y Hizbulá. Decenas de miles de libaneses han sido desplazados por los ataques, generando una situación de incertidumbre y preocupación en la población afectada.

READ  Distrito de Beijing en 'emergencia en tiempos de guerra' después del cúmulo de virus en el principal mercado de alimentos