¿Por qué 4 millones de personas han visitado el retrato de Obama?

Kim Sajet es el director de la Galería Nacional de Retratos del Smithsonian y “Los retratos de obama, “Coeditado por la National Portrait Gallery y Princeton University Press. Una exhibición de retratos de Barack Obama y Michelle Obama de Kehin Wiley y Amy Sherald está programada para recorrer los Estados Unidos desde junio de 2021. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor …
Cada año, tomamos más de un billón de fotos digitales, muchas de las cuales se compartirán en las redes sociales. Pero en lugar de hacer que las personas se sientan más conectadas con el mundo, los investigadores están viendo signos de crecimiento Aislamiento social.

Los retratos, como las personas reales, son exigentes. No solo requieren una conversación cara a cara, sino que también reflexionan profundamente sobre cómo los artistas han animado sus vidas.

Recientemente contribuí con un ensayo a un nuevo libro, “The Obama Portraits”, que explora el impacto, y la popularidad sin precedentes, de los retratos del ex presidente estadounidense Barack Obama y la primera dama Michelle Obama de Kehinde Wiley y Amy Sherald. . Se estima que 4 millones de personas han asistido a la National Portrait Gallery, donde sirvo como director, para ver dos artefactos, esencialmente duplicando la presencia del museo como estaban Presentado en 2018.

La pregunta es por qué. Los visitantes saben quiénes son los Obama y cómo se ven. Ha visto fotos digitales de las fotos en su teléfono y computadora portátil.

Un visitante de la National Portrait Gallery toma una fotografía. Crédito: Paul morigi

Una revisión en línea del retrato de Willie de Barack Obama ofrece una teoría: “Los colores son impresionantes y no han hecho justicia a la fotografía digital que he visto en los medios”. Como sugiere la revisión, realmente no puede experimentar una imagen hasta que separe la cabeza del dispositivo en la mano y vea la realidad. No importa cuántas réplicas haya visto en línea, el arte original siempre es mucho más profundo en persona.

Millones de personas pueden haber viajado para ver la realidad, y por qué millones de personas pueden hacerlo cuando los retratos se van Extensa gira por america Desde el año que viene. Esto también puede deberse a que los museos sirven como lugares fronterizos, donde las personas pueden detenerse para reflexionar en compañía de extraños. (Según el etnógrafo francés Arnold van Gainp, limitar es una “traición” entre “momentos de cambio social y personal”).

La Galería de retratos, en particular, proporciona espacio para que las personas se tomen un descanso de sus vidas a menudo traumatizadas y se conecten con dos personas a las que admiran, ya sea solas o en compañía de otros, del “mundo real”. Antes de regresar a un ritmo implacable. . ”

Keenhyde Willie, Amy Sharld

Sin embargo, también es, creo, otra fuerza que está convirtiendo el museo en un lugar significativo de interacción social, y que es la tecnología, o más bien, la falta de ella.

Irónicamente, para dos de las personas más reconocidas del planeta, no son los píxeles pintados ni las cámaras de conversación las que hacen que “Barack” y Michelle Obama se sientan auténticas. Las personas a menudo se toman selfies frente a las fotos como recuerdo de su viaje, pero he observado con interés cuántos de ellos guardan sus dispositivos y hablan entre ellos.

Además, es una experiencia compartida de ver retratos de Obama alentando a las personas a seguir la tendencia descrita por James McWilliams El articulo “Guardar selfies en la era de los selfies” se refiere a la poca atención y al “phubbing” cuando alguien mira su teléfono mientras habla con otra persona.

“Un verdadero yo no puede estar en dos lugares a la vez”, dijo, y señaló que las verdaderas amistades tienen una mejor oportunidad de tener éxito cuando comienzan en espacios sociales definidos donde eres absoluto para un determinado comportamiento. Se requiere meditación.

Amy Sherald a finales de 2017 en su estudio de Baltimore.

Amy Sherald a finales de 2017 en su estudio de Baltimore. Crédito: Casta Lindsey / Amy Sherald

En el caso de las pinturas de Obama, los visitantes tienen que usar sus cabezas y corazones para crear relaciones personales mientras cuidan su entorno. Por ejemplo, el retrato de Barack Obama y otros ex presidentes estadounidenses Abraham Lincoln, John FitzGerald Kennedy y George W. Bush tienen similitudes con los trabajos en sesión.

Aún así, existen grandes diferencias, como la última representación de Willy haciendo una representación oficial de símbolos florales que se relacionan con la vida del ex presidente: crisantemo para Chicago, jazmín para Hawai, lirio africano para Kenia y amor Rose para Leer etiquetas o hacer una visita guiada con otras personas es parte de una experiencia interactiva que transporta tecnología.

Incluso entonces está alineado. Como el personal de seguridad atento puede estar atento, existe una sensación real entre los visitantes de que están haciendo cola para tomar su turno frente a las imágenes. Los debates grupales, los maestros enseñan, los extraños invierten los comentarios de los demás y, a menudo, repican. Es el fenómeno de estar conectado y sin restricciones, ofreciendo autenticidad emocional al mundo de los circuitos de reacción implacables y la “ansiedad técnica”, que es parte del sorteo. Como historiadora y destacada autora de Harvard, Jill Lepore señaló en una entrevista con el museo. Podcast “Retratos”Es un placer ver a la gente cuando el público llega por primera vez a ver el retrato.
Kihinde Wiley trabajó en el retrato de Barack Obama en 2017.

Kihinde Wiley trabajó en el retrato de Barack Obama en 2017. Crédito: Anne Koke / Kindle Ville

Hubo un tiempo en que me suicidaba que la National Portrait Gallery no era tan avanzada tecnológicamente como sus pares. No teníamos audioguías y ahora estamos ofreciendo soporte para múltiples idiomas y discapacidades visuales, como una aplicación obligatoria, en lugar de una herramienta esencial en la galería.

Pero ahora me doy cuenta, mientras camino por el museo, que puede faltar tecnologías que, de hecho, nos permiten separar nuestro “yo interior” y nuestro “yo digital” para relacionarnos con la comuna. Para ayudar, se debe agregar la experiencia visceral. Con la gente que nos rodea.

Gian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *