Siete trabajadores humanitarios de la ONG World Central Kitchen perdieron la vida en un trágico ataque en Gaza. Entre las víctimas se encontraban tres británicos, un australiano, un polaco, un palestino y un ciudadano de doble nacionalidad estadounidense/canadiense. La ONG, fundada por el chef español José Andrés, estaba distribuyendo alimentos en una zona no conflictiva con vehículos claramente identificados con el logo de la organización.

José Andrés ha exigido al gobierno israelí que cese los ataques indiscriminados contra trabajadores humanitarios y civiles. El presidente Joe Biden expresó su pesar por las muertes, mientras que Israel admitió que el ataque fue involuntario y se comprometió a llevar a cabo una investigación.

Como medida de precaución, World Central Kitchen suspendió sus operaciones en Gaza, al igual que la organización ANERA. Organismos internacionales y gobiernos de diversas partes del mundo han instado a Israel a investigar el incidente y asumir responsabilidades por esta trágica pérdida de vidas.

Este caso ha generado conmoción a nivel mundial y ha puesto de relieve la importancia de proteger a los trabajadores humanitarios que dedican sus vidas a ayudar a los más necesitados. Esperamos que se esclarezca lo sucedido y que se tomen medidas para evitar que tragedias como esta vuelvan a ocurrir en el futuro.

READ  Científicos reviven microbios de 100 millones de años del mar