BUENOS AIRES (Reuters) – Las expectativas de un fuerte aumento de los precios al consumidor en Argentina se mantienen firmes en territorio de tres dígitos, mostró el viernes una encuesta mensual de analistas, aunque el pronóstico fue ligeramente inferior al del sondeo del mes pasado.

Los analistas encuestados por el banco central del país sudamericano pronosticaron una inflación anual de 142,4 por ciento este año, por debajo del 148,9 por ciento visto en la encuesta anterior del banco.

El aumento vertiginoso de la inflación ha dañado la economía en recesión de Argentina, ya que las filas de los pobres aumentan y el peso continúa debilitándose.

Para junio, los analistas esperan que los precios suban un 7,3% en el mes. Según el Instituto Nacional de Estadística, la inflación mensual de mayo fue de 7,8 por ciento.

Para 2024, los analistas ven que la tasa anual de aumento de los precios al consumidor caerá al 105 por ciento.

La tercera economía más grande de América Latina también se ve afectada por una sequía histórica que ha empeorado la actual crisis monetaria. Se espera que la actividad económica disminuya un 3 por ciento entre 2022 y 2023, según la encuesta.

Los analistas ven el peso argentino, actualmente fijado oficialmente a 261 pesos por dólar estadounidense, a unas 408 unidades por dólar a fines de este año y a 904 pesos por dólar en 2024.

El banco central encuestó a 39 participantes del 28 al 30 de junio.

Antes de las elecciones generales de octubre, el aumento de los precios y la disminución de las reservas de divisas representan un desafío particularmente difícil para el gobierno de izquierda de Argentina.

READ  Wall Street cerró otro día de subidas y el S&P 500 estableció un nuevo récord

(Reporte de Maximilian Heath; Escrito por Carolina Pulse; Editado por David Eller García y Leslie Adler)