Fabio Quartararo, por delante de Maverick Viñales en un punto de la carrera en el circuito de Jerez.
Fabio Quartararo, por delante de Maverick Viñales en un punto de la carrera en el circuito de Jerez.MARCELO DEL POZO / Reuters

La espera fue larga. El Campeonato Mundial de Motocicletas comenzó el 8 de marzo, pero la crisis de salud desatada por el covid-19 fue tal que ni siquiera llegó ese fin de semana para que los pilotos de MotoGP llegaran al circuito de Losail. Entonces, los protagonistas y los fanáticos han estado esperando desde entonces para ver la primera carrera de la clase principal en 2020. Y la espera valió la pena. Como en la mejor de las tragicomedias, hubo momentos sensacionales y otros momentos dramáticos. Un protagonista, Quartararo, y un antagonista, Márquez.

El talento del joven Fabio Quartararo respondió al calor sofocante en Jerez (33 grados en el medio ambiente, 55 en el asfalto), quien finalmente logró, mira cómo lo intentó la temporada pasada, para agregar una victoria a su récord. El primero en la categoría de reina. El triunfo fue especial, no solo por sus 21 años, sino también por ser piloto inscrito en un equipo satélite, a pesar de que su bicicleta este año ya es una M1 tan auténtica como las de las dos Yamaha oficiales, las de Viñales y Rossi. El primero lideró la carrera por algunas vueltas para terminar en segundo lugar, con su colega a casi cinco segundos de distancia, un mundo en un circuito corto, técnico y sinuoso como Jerez. El segundo no alcanzó la meta después de 25 vueltas calientes. Ambos habían apostado por usar el caucho más suave al frente. Eran los únicos. Y se equivocaron. Rossi terminó dejando siete vueltas desde el final.

READ  El regreso épico de Bruno Soriano | Deportes

Tampoco vio la bandera a cuadros Marc Márquez, quien seguramente viajará a Barcelona este lunes para someterse a una cirugía por un húmero fracturado. El 93 fue, nuevamente, el animador del campeonato. Un salvamento, un regreso, una caída. Y después de esa dramática secuencia, el campeón de la Copa Mundial abandonó la pista en una camilla, con un collarín y su brazo derecho presionados contra su cuerpo. Después de pasar por el circuito del hospital, los médicos advirtieron que sufre una fractura que requerirá una intervención quirúrgica. Su carrera fue puro espectáculo. Con el sello de garantía de Márquez que, aunque se resiste, a menudo termina jugando todo o nada.

El campeón mundial se sintió muy rápido este domingo, con un mejor ritmo que nadie. Comenzó desde la tercera posición en la parrilla, Viñales lo superó en las dos primeras curvas, pero tardó poco en lanzar el ataque. Después de dos vueltas, colocó el volante en el de Yamaha, que inicialmente le devolvió el liderazgo, aunque no pudo hacer mucho cuando llegó al frenado de la curva seis, al final del contra-estiramiento. Allí, el 93 frenó bien y volvió a la cima. El liderazgo del pelotón duró dos turnos más. Fue entonces, después de cuatro vueltas, que comenzó la diversión. Estaba perdiendo el control de su bicicleta en la cuarta esquina cuando dejó caer la rodilla izquierda al suelo. Salvó la caída, pero no pudo evitar dar un paseo por la escapatoria. Cuando regresó a la pista, había caído a la posición 16.

Y comenzó el regreso. En 15 vueltas y gracias a un ritmo diabólico, Márquez alcanzó el tercer puesto. Después de superar a innumerables pilotos, incluidos Petrucci, Rossi, Morbidelli, Bagnaia o Pol Espargaró, también Andrea Dovizioso y Miller, los últimos y más resistentes. Faltaban cinco vueltas.

READ  Se espera que Malkin se pierda el campo de entrenamiento de los pingüinos después de una cirugía de rodilla

Quartararo había impuesto un ritmo magnífico vuelta por vuelta, constante, rápido, paciente en su M1, cuidando sus neumáticos para evitar sustos. Por lo tanto, sin hacer demasiado ruido, había violado al resto del pelotón. También con Viñales. Que sintió el acecho de Márquez por unos momentos. No contento con asegurar el podio, el piloto de Honda siguió presionando. Estaba persiguiendo el volante de su rival, cuatro décimas de segundo. Hasta que lo vieron volar por el aire. En la misma área donde había cometido su primer error, en el primer set; esta vez terminó cayendo. Era en la curva tres. Rodó y rodó sobre la grava, golpeó el suelo, golpeó su propia bicicleta. Y terminó acurrucado en el suelo.

Márquez fue directamente al hospital mientras el piloto francés celebraba la primera gran victoria de su carrera en el podio. Allí lo acompañaron Viñales y Dovizioso, quienes demostraron, una vez más, que es un piloto dominical, cuando rara vez falla. Esta vez, también, el tercer lugar sabía a gloria. Nunca había estado en el podio en Jerez, una pista que siempre era demasiado técnica para su Ducati.

La carrera, “súper difícil”, definida por el ganador, dejó otros detalles fantásticos, como el rendimiento del KTM conducido por Pol Espargaró, quien terminó quinto. Como el historial de Miller, cuarto, que continúa librando una guerra, como lo hizo el año pasado, con un Ducati del equipo Pramac. El primer gran premio también confirmó que esta Copa Mundial penalizará mucho los errores. Si Rins perdió alguna oportunidad de participar en la primera carrera después de caer en los últimos segundos de la sesión de calificación (tiene una pequeña fractura en el hombro), Márquez cayó y se lesionó también en esta cita inicial. Un comienzo fatal. En cinco días los corredores volverán a la bicicleta, nuevamente en Jerez. Y quién sabe si los dos, que soñaron con el título mundial, pueden hacerlo.

READ  "Oportunidad legal" Los canadienses consideran que el formulario de cotización de Kotkaniemi no coincide