El Estado vuelve a ser accionista de Telefónica después de 26 años

El gobierno español, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ha adquirido otro 10% de las acciones de Telefónica, lo que eleva su participación en la compañía a un total del 3%. Esta adquisición, valorada en unos 700 millones de euros, marca el regreso del Estado como accionista de la empresa de telecomunicaciones después de más de dos décadas.

Por otro lado, CaixaBank ha reducido su participación en Telefónica del 3,510% al 2,510%, mientras que Criteria Caixa ha continuado incrementando su posición en la compañía a pesar de este recorte. Saudi Telecom Company (STC) sigue manteniendo el 9,9% de las acciones de Telefónica, pero aún no ha solicitado la autorización gubernamental para su entrada en el capital, generando incertidumbre en el mercado.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha confirmado que la compra de acciones por parte de la SEPI forma parte del plan estratégico de la compañía. Sin embargo, tanto la empresa saudí como la SEPI han mantenido en secreto sus planes futuros, lo que ha generado especulaciones y preocupaciones entre los inversores.

A pesar de esta incertidumbre, Pallete ha señalado que los accionistas minoritarios son clave para dar estabilidad a la acción de la compañía. Aún así, la posible entrada de STC en el consejo de administración de Telefónica sigue siendo un tema de debate y preocupación para los mercados.

En resumen, la decisión del Estado español de aumentar su participación en Telefónica y las acciones de otros inversores como CaixaBank y STC están generando un clima de incertidumbre en el mercado. Los próximos movimientos de los accionistas y las empresas involucradas serán clave para determinar el futuro de la compañía de telecomunicaciones.

READ  El sector de los semiconductores corrige más de un 11% desde máximos del año