El Gobierno, los sindicatos y los empleadores han firmado este viernes el acuerdo para la recuperación económica y el empleo. De hecho, firmado solemnemente en La Moncloa, el pacto es más el comienzo de una nueva ronda de negociaciones que un punto de partida. Y, sobre todo, es un mensaje para Europa o pretende ser mientras se negocia la distribución y las condiciones del fondo de recuperación en Bruselas, lo que podría representar hasta 140,000 millones para España. Y ni el presidente ni los líderes sociales lo han ocultado. El Gobierno ha podido acordar con empleadores y sindicatos un gran acuerdo para el empleo, mientras que en el Congreso no ha podido acordar casi nada con el PP. Sánchez quería poder mostrar el acuerdo a los líderes europeos más conservadores o liberales que puedan tener dudas sobre la política económica española. Ya tienes esa foto. El gobierno también estaba buscando un acuerdo político en el Congreso que pudiera impulsar sus demandas en la UE, pero eso está costando mucho más.

“[El acuerdo] Tiene una parte fundamental, queremos más Europa. Es la expresión clave que no estamos solos. Tiene nuestro apoyo, presidente. Estamos aquí para agregar, por sentido del Estado “, dijo el presidente de los empresarios, Antonio Garamendi. El Secretario General de CC OO, Unai Sordo, ha sido aún más claro: “Presentamos un acuerdo que transmite una idea de la fortaleza y la solvencia del país. Lo transfiere al exterior de nuestro país, donde va la suerte. Estoy hablando de la UE. No se le oculta a nadie que el compromiso tiene una traducción externa muy relevante ”. “Este acto genera expectativas y confianza”, dijo Pepe Álvarez, secretario general de UGT. “Valoramos este acuerdo en un momento difícil para el país”, dijo Gerardo Cuerva, de CEPYME.

READ  La economía peruana avanza: cómo llega a diez años | Noticias | Andina

Sin embargo, no todo fueron buenas palabras en el acto. Tanto Garamendi como Cuerva criticaron mucho a Sánchez con la posibilidad de aumentar los impuestos a las grandes empresas con las que el Gobierno se comprometió en su acuerdo con United Podemos y que es una de las medidas clave de los Presupuestos que el Ejecutivo está preparando. Se trataría de establecer un mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades pagado por las grandes empresas.

En teoría, estas grandes empresas tienen que pagar entre un 25% y un 30% en el caso de los bancos y las compañías petroleras, pero la realidad es que con la gran variedad de exenciones y con múltiples trucos, las principales empresas del país tienen tasas efectivas por debajo de 10 % El Impuesto sobre Sociedades es una de las grandes preocupaciones del Gobierno porque su recaudación se ha desplomado en los últimos años, incluso en los buenos tiempos, gracias a la última reforma del PP. El gobierno de Sánchez ya quería cambiarlo en 2019, pero los Presupuestos disminuyeron debido a una decisión del ERC y se produjo el avance electoral. Los empresarios rechazan cualquier tipo de aumento de impuestos, pero al mismo tiempo exigen más dinero en ayuda para diferentes sectores y especialmente para extender hasta el final de los años el ERTE, que ahora significa más de 5,000 millones de euros al mes para las arcas públicas. Los empleadores no explican por el momento dónde obtendrían esos fondos sin aumentos de impuestos.

“Le pido al Gobierno que continúe apostando por la compañía. El aumento de impuestos es un error, ya sea para los grandes o para los pequeños. Puede obstaculizar el crecimiento y la llegada de inversiones”, dijo Cuerva, representante de las pymes. “No compartimos el enfoque fiscal del gobierno. Este no es el momento para estos asuntos, ya le dije antes, Presidente”, dijo Garamendi.

READ  La bolsa de valores de Sao Paulo subió un 3,66 por ciento a través de Petrobras.

Los sindicalistas respondieron: “Para nosotros, el gasto público es esencial. Se ha hecho un gran esfuerzo desde el punto de vista de la cobertura de la empresa. Nunca se ha hecho un esfuerzo como se ha hecho ”, dijo Pepe Álvarez, de UGT.

El texto establece varias líneas de trabajo sobre las cuales negociar, como la formación o regulación del teletrabajo y una en la que el Presidente ha enfatizado: una nueva regulación de los ERTE que los alienta como un elemento de flexibilidad interna ante las crisis. despidos.

Desde que el gobierno asumió el cargo, se han alcanzado cuatro pactos en el diálogo social. La primera llegó a fines de enero para aumentar el salario mínimo a 950 euros. Los tres restantes llegaron en medio de una pandemia y en ellos el ERTE siempre tuvo un papel principal, aunque hubo más contenidos. Este viernes se ha firmado otro, uno nuevo que tiene mucha declaración de intenciones y mensaje a la Unión Europea, como los firmantes del acuerdo han señalado en sus discursos al final del acto.

“Los firmantes”, señala el texto abajo firmante, “se comprometen a trabajar por los acuerdos necesarios en los foros correspondientes a fin de acelerar la recuperación económica y la creación de empleos de calidad, y lograr lo antes posible un crecimiento sólido, inclusivo y sostenible “Desde aquí indica las líneas en las que se negociarán. En ellos, además de la regulación del teletrabajo, el impulso a la formación o la profundización del ERTE, también hablan de digitalización, transformación verde o “modernización del marco laboral”. Esta es la única referencia implícita que se puede encontrar en el texto para reformar el Estatuto de los Trabajadores en profundidad o para derogar la reforma laboral de 2012.

READ  Se proyecta que la economía de Colombia crezca un 7,9 por ciento en 2022, antes de desacelerar el crecimiento este año

Consciente de que el contenido del acuerdo no profundiza en los asuntos que propone, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha defendido el texto. “Habla de innovación, capacitación, economía verde y circular. Sí, tiene muchas cosas ”, blandió.