Al mediodía del viernes, unos 1.200 trabajadores se reunieron en el centro de capacitación del puerto para celebrar una asamblea informativa. “Edificio construido gracias a fondos europeos”, dice en una placa en la puerta del edificio. Con los nervios en la superficie, algunas personas notaron la ironía, mientras pronosticaban una huelga más que posible en el sector. Al borde de las cuatro de la tarde, terminó la segunda asamblea (se realizaron dos rondas debido a la gran cantidad de asistentes) con una premisa: la prudencia. “No vamos a tomar medidas contundentes hasta que se apruebe el decreto”, explicó González al final de la reunión.

En la entrada, los espíritus se calentaron por lo que consideraron “un decreto del gobierno” que ha llegado a romper la negociación entre el Coordinador Estatal de Trabajadores del Mar (sindicato mayoritario en el sector) y los empleadores, unidos en la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras. y consignatarios de buques. “No nos oponemos a la aplicación del juicio europeo. Nuestro sindicato ya había presentado un modelo de estiba acordado con los empleadores”, reconoció el estibador Carlos Mejías, mientras esperaba poder acceder a la asamblea. Específicamente, la propuesta implica crear una lista de estibadores profesionales que tengan preferencia a la hora de contratar, “aunque sin ninguna obligación”, como ha calificado González.

Fue la solución propuesta para poner fin al monopolio que tiene actualmente la Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios (Sagep), una entidad a la que debe pertenecer para ser contratado como estibador. Una dinámica de la que no se escapa el puerto de Algeciras, donde trabajan 1.500 estibadores fijos y 300 temporales, de un total de 6.156 en toda España. En el caso del puerto de Algeciras, Sagep es propiedad mayoritaria de la empresa APM Terminals Algeciras, la más fuerte de las que operan en el área.

READ  PIF - La fuerza impulsora de la diversificación económica: resumen del año

Trabajo peligroso

En turnos repartidos durante la mañana y la noche, el frenético trabajo de los operadores comienza una vez que los barcos atracan en el muelle. Organizado en equipos de ocho a 15 personas, cada grupo de trabajo es capaz de descargar 150 contenedores en un turno de seis horas. Una sola nave (como es el caso de la Triple Triple E Class ‘, la nave de contenedores más grande del mundo) puede necesitar hasta ocho equipos de trabajo, cada uno con una grúa. Mejías es capataz de uno de esos equipos y sabe lo que es sentir la presión de los turnos de trabajo “según la demanda y con un salario según la producción”.

De hecho, su salario (que El desarrollo estimado en alrededor de 60,000 euros por año) se compone de una contribución fija que oscila entre 800 y 1,000 euros por mes y representa del 25% al ​​30% del monto total que reciben, dependiendo de las horas utilizadas. La estimación es dada por otro capataz compañero de Mejías, pero que prefiere no dar su nombre para evitar sospechas entre sus compañeros. “El que está afuera solo quiere saber cuánto gano, pero no lo que trabajo”, explicó justo antes de ingresar a la asamblea, en un descanso de su turno.

Tiene 55 años, es la tercera generación de su familia que trabaja como estibador y comparte un puerto y un sector con otros cuatro familiares. “Tampoco nadie habla de la fuerte tasa de accidentes que tenemos. He visto a muchos colegas que han sido amputados o que han sido aplastados hasta la muerte”, dice. Sabe lo que está en juego ahora y está listo para luchar: “Nosotros no ya lo hacemos para mantener nuestros salarios, pero para mantener nuestro trabajo “.

READ  Las ventas de viviendas sobreviven a la pandemia

Bronceado en mil batallas, recuerda la huelga que organizaron en 1983, cuando pasaron de ser trabajadores estatales a depender de Sagep. Y advierte: “Estuvimos en huelga durante meses, pero el puerto no tenía el volumen de mercancías hoy. Ahora significaría una pérdida de miles de millones y, si se amplía, algunas compañías pueden incluso ir a otro país. Y, por experiencia, te digo que el que se va no vuelve ”.