Se han detectado dos casos confirmados de sarampión en la comunidad de Aragón, así como seis casos sospechosos durante este año. Como medida de prevención, se ha aconsejado el cierre de un aula en una guardería de Caspe.

Begoña Adiego, la jefa de Vigilancia en Salud Pública e Inmunizaciones del Gobierno de Aragón, ha enfatizado la importancia de vigilar y controlar los posibles casos de sarampión. Esta enfermedad altamente contagiosa se manifiesta con fiebre, tos y manchas en la piel.

A pesar de su alta tasa de contagio, la mayoría de las personas son inmunes al virus del sarampión gracias a las altas tasas de vacunación. El sistema de vigilancia y el sistema sanitario de Aragón están preparados para detectar y controlar posibles brotes de sarampión.

El primer caso se confirmó en febrero en un hombre de 46 años de Zaragoza, seguido poco después por una mujer de 52 años, también de Zaragoza. Estos casos han puesto en alerta a las autoridades de salud pública, quienes instan a la población a mantenerse informada y tomar las medidas necesarias para prevenir la propagación del sarampión.

READ  La vacunación contra la gripe incluye por primera vez a niños sanos desde los seis meses