“Así es como se ganan los títulos”. Lo dijo Quique Setién después del triunfo de Barça sobre él Atlético. Se refirió a la entrada en la segunda parte de dos escuadrones juveniles traviesos como Riqui
Puig y Ansu
Fati, que rompió el tedio y la monotonía que quiere hacerse cargo de esta parte del juego por un tiempo Barcelona. Él Adelante, con solo 17 años, ha estado haciendo méritos con 26 juegos y 6 goles durante toda la temporada, lo que sería uno más si la publicación no hubiera salvado a Unai Simon el martes. Él centrocampista, siempre un alborotador a los 20 años, finalmente parece que se ha ganado el control del juego blaugrana. Nadie entendería que ambos no estaban en once y continuaron teniendo mucho más protagonismo el sábado contra céltico Así como se entendió poco que el delantero español-guineano no salió ni un minuto en el Pizjuán después de marcar a Leganés.



La aparición de Puig, una promesa esperada por el club y que un sector casi se considera desaparecido, irrumpe en el momento ideal, coincidiendo con la lesión de De jong, el prototipo de un mediocampista moderno. El interior de Matadepera hace casi todo con una sonrisa mezclada con un buen chico y un pícaro. Cuna Cré, se conoce privilegiado, lo que contrasta con la seriedad e incluso la ira de Vidal, Arturo o Rakitic, enojado porque su nombre está en la lista de inicio.

El niño representa la esencia del juego de Casa de Campo, donde el cerebro importa más que el músculo. Da sentido al juego y ritmo al balón, esencial para mover las defensas rivales. Contra el Athletic jugó 34 minutos (hasta entonces había agregado 41 minutos en cuatro momentos) y casi intentó un pase por minuto, para provocar movimientos, dinamismo. Intentó 32 conexiones, 27 buenas, de las cuales 12 fueron hacia adelante y, que es igual o más importante para el fútbol del Barça, solo siete veces no tocó la pelota primero. Una lección de la asignatura DNA Barça que conoce mil maravillas.

READ  El Barça triunfa, pero experimenta dificultades y no convence - AS

Tanto él como Fati juegan gratis mientras que los demás están limitados. Mientras que los jugadores del primer equipo parecen contaminados, los dos muchachos de la cantera tienen aire limpio. Aunque solo sea por la edad, no están cansados ​​ni pesan las piernas. Son nueva vida. Quizás lo que el Barça necesitaba agitar en este tramo final del recorrido que se juega a puerta cerrada y que los aficionados no pueden influir. Debido a que generalmente son contagiosas, en el césped y en el entorno de los vestuarios. Quieren ser más que insistentes.


LA MEJOR GARANTIA

Setién se dio cuenta de su éxito con Puig pero también con Messi, quien le dio el balón cinco veces.




Los equipos de Setién siempre han sido más generadores de ocasiones que letales frente al objetivo opuesto. Si el entrenador de Santander había sido acusado de algo, no fue capaz de capturar lo que vio en el campo en el resultado, quedarse en el borde del área,
sin tener demasiada puntería. Sin embargo, Barcelona, ​​después de su llegada, se ha quedado más estancado, causando un embudo por el centro, dependiente de Messi y con muy pocas ideas en ataque. Fue todo lo contrario de lo que se esperaba para su trabajo en Betis y Las Palmas. Su alegría se perdió.

Hasta que, solo porque pensó que no le quedaba otro camino contra el Athletic, se volvió hacia el joven. A falta de 34 minutos, llamó a Riqui Puig y le dio a Fati casi media hora. “Entre lo que la realidad me dice y mi corazón, lo más normal es que me deje llevar por mi corazón”, dijo el entrenador en su primera entrevista con los medios del club tan pronto como llegó en enero. En el festival de Sant Joan, como en la canción. Partido de Serrat, Setién se dejó llevar después de seis meses. Y tenía razón con ese pensamiento jovial.

READ  Jos Verstappen: "Tengo la misma preferencia de socio que Max"



El resultado, que lo tenía contra las cuerdas, lo ayudó a tomar las decisiones. Ahora, en Balaídos, tendrá que razonar esa apuesta frente a jugadores con más peso, lea Griezmann, Luis Suárez o Arturo Vidal, quienes pueden quedar fuera de un juego trascendental.

Pero no solo se dio cuenta Setien. Cinco veces el balón fue pasado por Leo Messi a Riqui Puig. No hay mejor pasaporte y garantía en Barcelona que eso. Con él en el campo, los diez ya no tenían que preocuparse tanto por elaborar, sino por poner la magia, como para ayudar a Rakitic.


Energía positiva

Mientras que los otros juegan serios y apasionados, el interior lo hace todo con una sonrisa contagiosa

De pequeño físico, que siempre lo ha hecho sospechar, incluso cuando era un joven, le dijeron a su padre que no haría el corte, Puig aprendió a ser fuerte. El 4 de agosto, justo después de comenzar el Trofeo Joan Gamper contra el Arsenal, el joven jugador tomó una jarra de agua fría cuando Valverde anunció en una conferencia de prensa que continuaría en la rama. El Txingurri, que lo hizo debutar (contra Cultural en la Copa), este año no le había dado un carrete nuevamente. Setién lo convocó para entrenar desde el primer día, pero lo puso en un cuentagotas, quizás porque en Eivissa le faltaba una mejor defensa. Contra el Athletic, recuperó dos bolas arrojándose al suelo e hizo dos intercepciones, dejando en claro que el alboroto y la creación también unen la formalidad. Ceder el paso.


READ  Resultados clasificatorios para la Copa del Mundo Leogang DH 2022