La cresta de Arturo Vidal fue aprovechada entre risas porque el gol llegó en el primer cambio con un cabezazo desde atrás. Jordi Alba también se rió del lado izquierdo porque había regalado su tercera asistencia en el curso, una estadística atrofiada para un extremo que en la temporada anterior representó 17. El grupo se abrazó felizmente para regresar a LaLiga con el paso cambiado y la puntuación a favor . Aunque nadie estaba tan satisfecho como el entrenador, Quique Setién, quien en un minuto y cinco segundos había logrado un resultado rápido en la nueva disposición de ataque.

Durante el encierro, Setién dio vueltas y vueltas sobre cómo mejorar el fútbol ofensivo de su equipo, un ataque que tenía todos los ingredientes excepto la regularidad, tal vez sujeto a las chispas individuales del tridente ofensivo en lugar de los grupos. Analizaron videos, sacaron y editaron recortes de juegos anteriores que les interesaron y revisaron cómo los rivales los presionaron en los campos de otras personas. Encontraron una receta que aplicaron contra Mallorca y que pueden usar contra cualquier rival que esté bloqueado como Leganés. , con quien se mide hoy (22.00. Movistar LaLiga) en el Camp Nou. “Hemos pasado mucho tiempo y horas mejorando el balón de alguna manera”, reflexionó el entrenador antes del partido. Y fue exitoso. Al menos en una primera vez donde gobernó la pelota.

Setién siempre ha tenido claro que con los delanteros que tiene en el equipo, Messi, Suárez y Griezmann, así como con apósitos como Ansu, Dembélé y ahora Braithwaite, las ocasiones ocurren casi involuntariamente. Pero le preocupaba que no llegaran en las mejores condiciones en el área rival o con suficientes hombres, el equipo de profundidad y los registros eran escasos cuando la pelota no pasaba por las botas de Messi. Y, crujffista como es Setién, el problema se detectó en su propia área y no al revés. Al estilo y semejanza de Pep Guardiola, quien en el Camp Nou exigió el comienzo de Valdés porque siempre argumentó que el primer pase tiene sentido del ataque. Incluso se recuerda un par de felicitaciones entre los dos, cuando el balón comenzó en las botas del portero y terminó en la red rival.

READ  Resumen de la fecha límite de intercambio: vea cómo se está desempeñando cada equipo canadiense

Mallorca se quedó atrás y Ter Stegen fue banal al principio. No así los centrales: Piqué tuvo un 88% de éxito en el pase y dio 93 buenas entregas; Araújo, 94% y 98—, que se mezclaron cómodamente hasta conectar con el enganche o con una de las bandas, donde los interiores (De Jong y Vidal) se cayeron para ayudar en la preparación y los lados del campo opuesto se cayeron. Por lo tanto, en Visit Mallorca Estadi, el Barça no abrió las bandas con los extremos, pero lo hizo con Alba y Sergi Roberto, Busquets insertado como el tercer defensor central para ayudar a la pelota. Y los delanteros recibieron centrados, juntos en el centro para poder mezclar y disparar. La primera mitad fue clara: cinco centros a los lados (tres de Alba y dos de Sergi Roberto), todos terminaron.

Aunque el Barça perdió la fiereza en el segundo acto, expuesto a los contras de Mallorca, algunos jugadores se relajaron por la ventaja y quizás por la fatiga. Pero eso, precisamente, evidenció que la apuesta de Setién también tiene un revés, porque si la pelota no es robada en el campo opuesto y el rival salta la primera línea de presión, el equipo es vulnerable porque no cae rápido o en bloque ( al menos hasta que todos estén en forma o convencidos, excepto Messi, que está solo). Motivo por el que Mallorca disparó en 13 ocasiones, casi siempre con carreras detrás de las alas y con Kubo como estilete. Mallorca no tenía premio y el Barça sí. También Setién, que ha decidido cambiar el ritmo y ya sabe que con un buen ataque su equipo gana golpe por golpe.

READ  La nadadora canadiense Mary Sophie Harvey dice que fue drogada en campeonatos mundiales