El estado de alarma de España, el mecanismo de emergencia que apuntala el bloqueo nacional para contener Covid-19, expira a la medianoche del sábado, tres meses y una semana después de que entró en vigencia.

En una situación sin precedentes durante la historia del país, los residentes de España cerraron las escotillas durante 98 días y vieron cómo se desarrollaban los acontecimientos.

Fue un cóctel de miedo y curiosidad acerca de cómo una situación sin precedentes dejaría su huella en el país.

Los días encerrados en España progresaron a diferentes velocidades. Algunos se sintieron congelados en el tiempo.

Pero con la disminución gradual de las restricciones hace varias semanas, la vida ha vuelto lentamente a las calles, plazas, tiendas, carreteras, fábricas, oficinas, bares y playas en todo el país.

El 14 de marzo, el gobierno del primer ministro Pedro Sánchez recurrió a la constitución para promulgar el estado de alarma.

Era la segunda vez en la era democrática moderna de España que se consideraba necesaria una medida tan extraordinaria.

En 2010, el gobierno tomó medidas similares durante la huelga de los controladores aéreos, pero el mecanismo de emergencia solo duró 15 días.

El estado de alarma Covid-19 también se impuso inicialmente durante 15 días, pero finalmente se extendió seis veces.

CÓMO TODO EMPEZÓ

Las autoridades sanitarias españolas ahora están seguras de que el coronavirus ha estado circulando en la población del país mucho antes de febrero.

Pero desde el momento en que se informó el primer caso oficial el 31 de enero hasta el mes siguiente, el consejo experto para el público en general fue observar un protocolo de higiene más estricto y poco más.

Permaneció así hasta el 9 de marzo, un día después de la concurrida Marcha Internacional del Día de la Mujer en Madrid.

En este punto, las campanas de alarma comenzaron a sonar cuando el número de infecciones se duplicó a 1,204 en todo el país y el número de muertes aumentó a 28.

READ  Mariacheño, género que canta Christian Nodal, novio de Belinda

Ese día marcó el comienzo de las primeras indicaciones de lo que estaba por venir, ya que el gobierno ordenó el cierre de dos semanas de las escuelas e instó a los empleados a trabajar en casa siempre que sea posible.

Las medidas, en palabras del ministro de salud Salvador Illa, fueron diseñadas para evitar “un escenario como Italia” que había sido devastado por el virus e impuso medidas estrictas de confinamiento.

Pero no funcionó. Covid-19 ya se había apoderado y el 14 de marzo, después de una larga e histórica reunión del gabinete, el gobierno declaró el estado de alarma.

Para entonces, el virus había infectado a 5.753 personas y había matado a 136, según cifras oficiales.

FATALIDADES Y HOSPITALES EXTRAÍDOS

Las cifras en este momento ya eran abrumadoras, pero lo peor estaba por venir.

Poco más de una semana después, el número de muertes diarias reportadas por el gobierno aumentó a cientos y tres semanas después, se acercaron a 1,000, alcanzando un máximo de 950 en un solo período de 24 horas.

Esto ocurrió el 2 de abril, momento en el cual se habían reportado 10,003 muertes desde el comienzo del brote.

Era más de lo que los servicios funerarios de España podían manejar y las autoridades tuvieron que improvisar.

En Madrid, las autoridades instalaron una morgue improvisada en una de las pistas de hielo de la capital.

Los hospitales también luchaban por mantenerse a flote.

Todos los días, el país se despertaba con la esperanza de que hubiera signos de que la curva de infecciones había comenzado a aplanarse.

Los hospitales admitían a cientos de pacientes de Covid-19 por día, incluido un número significativo de personal médico.

Hubo una falta general de recursos y el equipo de protección de acceso rápido al país a menudo era defectuoso o estaba por debajo del estándar.

READ  Informe: Andreas Christensen se mudará de Chelsea a Barcelona, ​​espera los 'detalles finales' antes de la reunión en España

Al requisar centros privados, convertir hoteles en centros médicos y erigir hospitales de campaña, el sistema de salud pública de España evitó por poco el colapso.

Pero el sistema y los trabajadores de salud del país aún se están recuperando de la pandemia.

HOGARES DE CUIDADO

Uno de los períodos más oscuros del encierro tuvo lugar en las instalaciones de atención domiciliaria de España, donde Covid-19 expuso un modelo de atención médica que falló a sus residentes vulnerables.

Aproximadamente 20,000 de las muertes de Covid-19 en España involucraron a personas mayores de 60 años.

Los residentes de casas de autos que sobrevivieron al brote fueron sometidos a experiencias horribles, confinados en sus habitaciones solos sin la posibilidad de ver a familiares o amigos.

Muchas familias no pudieron despedirse ni asistir a los funerales de sus seres queridos mayores.

Actualmente, los fiscales están llevando a cabo al menos 200 investigaciones, casi la mitad solo en Madrid, ya que las familias de las víctimas de coronavirus cuestionan la legalidad de la situación extraordinaria en los tribunales.

HIBERNACIÓN ECONÓMICA

El estado de alarma se sintió de inmediato en la economía española cuando se le pidió a todo el país, aparte de los trabajadores esenciales, que se quedara en casa.

La producción y el consumo cayeron, mientras que el desempleo se disparó.

El 30 de marzo, cuando los casos de Covid-19 comenzaron a alcanzar su punto máximo, el gobierno ordenó un mayor endurecimiento del bloqueo y ordenó que cesen todas las actividades no esenciales, como la construcción, hasta el 9 de abril.

Entre marzo y abril, se perdieron unos 900,000 empleos y 3.3 millones de personas fueron colocadas en el esquema de despido temporal (Erte) financiado en gran medida por el gobierno.

El empleo ahora comienza a recuperarse lentamente con la reanudación de la actividad económica y el sistema Erte permanece en su lugar, pero las redes de seguridad nunca podrán proteger a uno de los sectores más importantes para España: el turismo, que representa el 12 por ciento de su PIB

READ  Los planes previos a la Copa del Mundo de USMNT México toman forma con el sorteo de la Liga de Naciones

El país debe levantar sus restricciones fronterizas con la UE el 21 de junio, aunque Portugal y terceros países tendrán que esperar hasta el 1 de julio.

NO LO OLVIDEMOS

El encierro español demostró un sacrificio social que será recordado por mucho tiempo en el país.

Esto incluye la campaña interminable dirigida por el personal médico del país, cuyo trabajo los dejó expuestos y afectados de manera desproporcionada por Covid-19, y los aplausos nocturnos desde los balcones en las calles de todo el país para apoyar a los trabajadores esenciales.

LO QUE VIENE AHORA

El gobierno español anticipa una batalla cuesta arriba para que el país se recupere. La recesión económica fue rápida, y hay algunos expertos que esperan que esto signifique que la recuperación puede ser igual de rápida.

Pero no basta con volver a los niveles de empleo y crecimiento económico anteriores a la crisis.

Existe un llamamiento considerable para que el sistema de salud se refuerce aún más para protegerlo de otras pandemias de este tipo.

El virus todavía está activo en el país y el gobierno ha advertido a las personas que no bajen la guardia.

A partir de la medianoche, España ingresa a lo que los políticos de todo el mundo han facturado la “nueva normalidad”.

El estado de alarma se levantará, pero el distanciamiento social, el protocolo de higiene y el uso obligatorio de la máscara seguirán vigentes hasta que se encuentre una vacuna para Covid-19. EFE-EPA

ada.pamp / jt / rb