Leo Messi, considerado uno de los mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos, y Sergio Busquets, un experimentado centrocampista, ya han sido oficialmente inscritos en el Inter Miami. El club de fútbol estadounidense, propiedad de David Beckham, busca formar un equipo de ensueño y ha mostrado interés en fichar a otros exjugadores del FC Barcelona.

Uno de estos futbolistas es Jordi Alba, lateral izquierdo del Barcelona, quien está en camino de unirse al equipo. Sin embargo, la situación se complica para otros dos objetivos del Inter Miami: Luis Suárez y Andrés Iniesta. Ambos jugadores están teniendo dificultades para fichar debido a las limitaciones de las plazas de jugador franquicia en la Major League Soccer (MLS). Estas restricciones impiden la contratación de más de tres jugadores extranjeros de alto nivel, conocidos como Designated Players.

El Inter Miami tiene la ambición de reunir a exjugadores del Barcelona para construir un proyecto ganador en los Estados Unidos. Además, el actual entrenador del equipo, Tata Martino, también tiene vínculos con el Barcelona, lo que podría facilitar la llegada de estos futbolistas al club.

A pesar de las intenciones del Inter Miami, la llegada de Iniesta y Suárez se vuelve complicada debido a las plazas de jugador franquicia ya ocupadas. Para poder unirse al equipo, estos jugadores tendrían que aceptar salarios más bajos, lo cual podría representar un desafío dadas las altas expectativas salariales que suelen tener los jugadores de renombre.

Además de los nombres mencionados, también se ha rumoreado la posible llegada de Sergio Ramos al Inter Miami. No obstante, el defensor español también enfrentaría situaciones similares a las de Iniesta y Suárez, ya que las plazas de jugador franquicia son limitadas.

READ  El senador de Ottawa Jakob Chych corre fuera por semanas, Ridly Grieg fuera para la temporada regular

El Inter Miami continúa luchando por fichar a estos exjugadores del Barcelona, quienes podrían aportar su talento y experiencia para alcanzar el éxito en la MLS. Sin embargo, deberán sortear las dificultades impuestas por las restricciones de la liga y estar dispuestos a adaptarse a posibles reducciones salariales.