Una foto de un folleto publicado por el palacio presidencial de México muestra al presidente Andrés Manuel López Obrador (abajo C) con 43 personas que desaparecieron en el Palacio Nacional en la Ciudad de México el 11 de septiembre de 2019. Familiares de algunos de los estudiantes posan para una foto grupal.

Familiares de desaparecidos siguen exigiendo respuestas a los sucesivos gobiernos

En la tarde del 26 de septiembre de 2014, un grupo de 43 estudiantes mexicanos desapareció en el suroeste del estado de Guerrero.

La desaparición del joven maestro en prácticas y la investigación fallida que siguió han provocado protestas e indignación en México y el extranjero.

Ocho años después, un comité formado para investigar el caso lo describió como un “crimen de Estado”, pero aún no está claro quién estuvo detrás de su secuestro y sus motivos.

Ahora, el exfiscal general de México ha recibido la orden de ser juzgado en el caso.

Esto es lo que sabemos y lo que no sabemos sobre los estudiantes desaparecidos.

¿Quiénes son?

Soldados del Ejército Mexicano inspeccionan durante un operativo para encontrar a un estudiante desaparecido el 30 de septiembre de 2014

Los 43 eran jóvenes estudiantes varones de una facultad de magisterio en el estado de Guerrero.

Los 43 estaban estudiando en una escuela de formación de maestros para hombres en la ciudad de Ayotzinapa. La universidad tiene un historial de activismo de izquierda y los estudiantes participan regularmente en protestas.

¿Qué estaban haciendo el día que desaparecieron?

El portón de la escuela Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa el 7 de noviembre de 2014

Salieron de la escuela el 26 de septiembre rumbo a la cercana Iguala

Los 43 formaban parte de un gran grupo de maestros en formación de Ayotzinapa que viajó al pueblo cercano de Iguala para protestar por lo que consideran prácticas discriminatorias de contratación de maestros.

También querían recaudar dinero para su viaje planeado a la Ciudad de México para celebrar su primer aniversario. Masacre de Tlatelolco de 1968cuando un gran número de estudiantes fueron asesinados por las fuerzas de seguridad en la capital.

Un miembro del grupo dijo que planeaban requisar varios autobuses para viajar, pero insistió en que persuadirían a los conductores para que los tomaran en lugar de obligarlos.

READ  Las islas del Caribe están incluidas en la lista roja, mientras que se espera que España permanezca en ámbar

¿Qué pasó esa noche?

Una niña sentada junto a un mural durante una vigilia por Julio César Ramírez Nava, estudiante asesinado en Iguala el 30 de septiembre de 2014.

En la noche del 26 de septiembre de 2014, 6 personas fueron asesinadas cerca de Iguala, 3 de ellas eran estudiantes

Cuando regresaban a Ayoqinapa desde Iguala, se encontraron con policías municipales, quienes abrieron fuego contra el bus en el que viajaban.

La policía insiste en que lo hicieron porque el autobús fue secuestrado, mientras que los estudiantes sobrevivientes dijeron que el conductor había accedido a llevarlos.

La policía también disparó por error contra un autobús que transportaba a un equipo de fútbol local, matando al conductor y a un jugador a bordo. Una mujer en un taxi cercano fue alcanzada por balas.

También murieron tres estudiantes, dos de los cuales recibieron disparos, mientras que el cuerpo de un tercero fue encontrado desmembrado a la mañana siguiente cerca del lugar del tiroteo.

¿Qué pasa con los 43 desaparecidos?

Un grupo de mujeres sostiene una pancarta que dice

Se realizaron multitudinarias protestas para exigir el paradero de los estudiantes desaparecidos

Después de enfrentamientos con la policía, 43 estudiantes fueron reportados como desaparecidos.

Una investigación llevada a cabo en las semanas posteriores a su desaparición dijo que fueron capturados por funcionarios de la ciudad y llevados a una comisaría en la cercana ciudad de Kokula.

Allí, policías corruptos los entregaron a miembros de la banda local de narcotraficantes Guerreros Unidos, según el informe.

Luego, la pandilla los llevó a un basurero local en Kokula, donde mataron a los estudiantes y quemaron sus cuerpos, continuó el informe. Concluyó que la pandilla arrojó sus restos en un arroyo cercano.

Sin embargo, el informe ha sido ampliamente desacreditado y el fiscal general a cargo de la investigación ha sido arrestado. Jesús Murillo Karam ahora será juzgado por los delitos de desaparición forzada, tortura y obstrucción a la justicia.

READ  La inflación española se frena hasta el 5,7% a finales de 2022

También se emitió una orden de arresto contra Tomás Zeron, el jefe de la investigación, quien huyó de México y se cree que está en Israel.

También se busca a decenas de policías y militares por delitos que incluyen obstrucción de la justicia, tortura y desaparición forzada.

¿Se han encontrado sus cuerpos?

El 28 de octubre de 2014, un médico forense busca restos humanos en una ladera llena de basura en las montañas boscosas en las afueras de Cocula, México.

Expertos ponen en duda informe oficial de que cuerpo de estudiante fue incinerado en basurero

Sí, los restos de 3 de los 43 estudiantes han sido identificados por expertos independientes.

Los fragmentos de huesos carbonizados encontrados en 2014 coincidían con los de Alexander Mora, quien tenía 19 años cuando fue secuestrado.

Sin embargo, se discute dónde se encontraron sus restos. La investigación ahora en desgracia, que tuvo lugar poco después de la desaparición del estudiante, afirma que el cuerpo de Mora fue encontrado en un basurero en Kokoura.

Pero el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) -un grupo creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) e independiente del gobierno mexicano- dijo más tarde que la cadena de evidencia se había roto y no podía estar seguro de que el hueso de Mora los fragmentos procedían de un vertedero.

Las imágenes de drones recientemente obtenidas por el GIEI muestran a los marines manipulando el depósito de chatarra de Cocula. La visita de la Infantería de Marina al vertedero no quedó registrada en los documentos oficiales y solo llamó la atención del GIEI por las imágenes del dron.

Los restos de huesos de pies encontrados en un cañón cerca de Cocula en 2019, a unos 800 metros del basurero, fueron comparados por expertos forenses austriacos con Christian Alfonso Rodríguez, de 19 años.

READ  No llueve en España, pero hay muchos barbos en la piscina de rocas.

En el mismo cañón, los investigadores encontraron restos humanos antes, años después, en 2021, y finalmente coincidieron con Jhosivani Guerrero de la Cruz, de 20 años.

En 2016, los expertos forenses argentinos descartaron la teoría en un informe del gobierno ahora infame de que los cuerpos de todos los estudiantes desaparecidos fueron quemados en un basurero en Cocula, y concluyeron que no había evidencia biológica o física de que se les hubiera prendido fuego. Fuego o proporciones similares.

Si no los mataron en Kokula, ¿dónde estaban?

Un militar permanece junto a un vehículo militar tras exigir justicia y esclarecimiento por la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapa, 12 de enero de 2015.

Muchos familiares creen que los militares pueden estar relacionados con la desaparición de los estudiantes

Muchos familiares habían sospechado durante mucho tiempo que los estudiantes habían sido llevados a campamentos militares locales. Pidieron ingresar al cuartel meses después de su desaparición pero se les negó la entrada.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que gobernó desde 2012 hasta diciembre de 2018, se negó a permitir que los soldados fueran interrogados por nadie más que por los fiscales del gobierno, lo que desató la Familiares sospechan encubrimiento.

Imágenes de drones mostraron a infantes de marina manipulando un basurero en Kokula, lo que aumentó las sospechas de que los militares podrían haber estado involucrados en su desaparición.

¿Por qué los estudiantes son el objetivo en primer lugar?

Hay muchas teorías.

Su activismo de izquierda y protestas en Iguala enfureció al entonces alcalde José Luis Abarcaincluso antes de la noche del conflicto.

El día que llegaron los estudiantes a Iguala, la esposa del señor Abarka, María de Los Pineda habla en la plaza del puebloy se especula que se envió a la policía para evitar que los estudiantes interrumpieran sus actividades.

La pareja huyó de la ciudad después de que el estudiante desapareció y luego fueron arrestados en la Ciudad de México. Ambos están cumpliendo condena en prisión por lavado de dinero y vínculos con el crimen organizado.

Varios otros sospechosos arrestados en relación con el caso fueron puestos en libertad después de que se descubriera que habían sufrido tortura y otras violaciones de derechos humanos.