Israel se encuentra en alerta máxima ante la amenaza de represalias por parte de Irán, luego de un ataque atribuido a Israel en el consulado iraní en Damasco que dejó 13 muertos, incluidos siete guardias revolucionarios iraníes.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha declarado que se acogerá al principio de “a quien nos haga daño, le haremos daño”, intensificando la tensión entre ambos países y generando preocupación en territorio israelí.

La Casa Blanca ha confirmado su total apoyo a Israel frente a la amenaza de Irán, lo que se refleja en la suspensión de vacaciones para miembros activos del Ejército de Israel y el aumento de personal y reservistas en las fuerzas aéreas del país.

Esta situación ha generado incertidumbre y alerta máxima en Israel, con Irán acusando a Israel del ataque en el consulado en Damasco y advirtiendo de represalias. La rivalidad histórica entre estos dos países ha alcanzado un nuevo capítulo, con una escalada de tensiones en Medio Oriente.

El enfrentamiento entre Israel e Irán ha evolucionado desde una guerra directa hacia tácticas ‘irregulares’ en la lucha por intereses geopolíticos, lo que ha llevado a una situación delicada en la región. La comunidad internacional observa con preocupación este nuevo capítulo de la rivalidad entre dos potencias en Oriente Medio.

READ  Cambios en el Ministro de la República Centroafricana Afectados por la Crisis | Médicos Generales