Servicio de alerta

Los jugadores de Corea del Sur no celebraron el viernes en el Education City Stadium de Al-Rayyan hasta diez minutos después de que el árbitro anunciara su partido contra Portugal. Fue entonces cuando se confirmó que Uruguay venció a Ghana por apenas dos goles, uno menos de lo que necesitaba. Marcó el regreso memorable de Corea del Sur a las etapas eliminatorias después de casi una década y la tercera vez en su historia. También marcó un momento decisivo en la historia del fútbol. Corea del Sur se convirtió en el sexto equipo fuera de Europa y Sudamérica en avanzar a las rondas eliminatorias. En ninguna otra Copa del Mundo la cifra ha sido tan alta.

Dieciséis de los dieciséis equipos son de Asia, África y América del Norte. Desde que comenzó la Copa del Mundo de 32 equipos en 1998, tres equipos de Asia no habían llegado a los octavos de final. África también alcanzó sus dos mejores representaciones establecidas en 2014 con Senegal y Marruecos. Puedo sentir que los tiempos han cambiado. “Estos jugadores están jugando en una nueva era del fútbol japonés.” Podría haber hablado en nombre de todo el continente.

Desde que se celebró la primera Copa del Mundo en 1930, los equipos participantes siempre se han dividido en dos categorías. Hay superpotencias del fútbol: equipos de Europa y América del Sur que han ganado todas las Copas del Mundo hasta la fecha. Su linaje es indiscutible. Tan grande es su dominio del evento más grande del deporte que solo dos equipos fuera del grupo han aparecido en las semifinales. Ya en 1930, la selección estadounidense llegó por primera vez a las semifinales de la Copa del Mundo. Luego, en 2002, los coanfitriones de Corea del Sur lucharon por llegar a las semifinales, donde fueron derrotados por poco por Alemania.

READ  Covid News: Omicron no afecta a los condados menos vacunados de Estados Unidos

La brecha entre este grupo de élite y el resto del mundo (Asia, África, Oceanía y América del Norte) siempre se ha reflejado en la forma en que se juega. Qatar 2022 es la sexta de 22 competiciones de copa organizadas por países de los últimos tres continentes. Todavía se refleja en la forma en que cada federación asegura un clasificatorio para la Copa del Mundo.

En 1966, Europa y Sudamérica combinadas contribuyeron a 14 de los 16 equipos. Asia, África y Oceanía compiten juntas por un puesto de clasificación. Las cosas pueden ser mucho mejores en 2022, pero la brecha permanece. La UEFA de la Unión Europea de 55 miembros aseguró 13 escaños para llenar Qatar.

Por el contrario, la Asociación Africana de Fútbol, ​​que tiene 54 miembros, solo recibió 5 miembros. Muchos creen que en 2026, la Copa Mundial inaugural de 48 equipos, 47 equipos de Asia competirán por ocho lugares de clasificación directa y un lugar en los playoffs. Mientras tanto, las 10 naciones que representan a Sudamérica – CONMEBOL – tendrán seis puestos y un puesto de playoff para jugar cuatro partidos. ¡Las eliminatorias sudamericanas básicamente eliminaron a tres equipos!

Hace unas semanas, una nación asiática que se quejaba de esto sería ridiculizada y alardeando del pedigrí sudamericano en la Copa del Mundo. El viernes, sin embargo, la discusión, quizás por primera vez en la historia del fútbol, ​​parecía justificada. Solo Brasil y Argentina representaron a la CONMEBOL en los octavos de final. La AFC tiene a Australia, Japón y Corea del Sur.

Por supuesto, es probable que esto sea una anomalía y el servicio normal se reanudará en cuatro años. Pero en Qatar, incluso equipos eliminados como Irán, Arabia Saudita, Camerún y Ghana han logrado enfrentarse a los grandes. La brecha entre los dos grupos ciertamente se está reduciendo.