“Realmente no me gusta la palabra adiós. Estoy más de verte luego o de verte pronto ”, dice Marta Xargay (Girona, 29 años). El número 10 del equipo de baloncesto español, donde ha formado parte del legendario grupo que ha logrado siete medallas consecutivas desde 2013, anunció su retiro de las canchas el miércoles, “al menos hasta enero de 2021”. La decisión, sorprendente ya que es inesperada e inusual en el deporte de alto nivel, responde precisamente al desgaste de la élite, especialmente al agotamiento mental. “Era como una rueda de la que no podía escapar. Necesitaba tomar aire. No lo estaba pasando bien en la pista y tuve que parar, debido al respeto que tengo por este deporte, para amarlo nuevamente ”, dice Xargay en conversación con EL PAÍS.

MÁS INFORMACIÓN

La versátil jugadora de Girona soñaba con dedicarse al baloncesto cuando era niña y, tan pronto como dejó la escuela, se lanzó a la profesionalidad. A los 17 años debutó en toda su ciudad, formando parte del equipo que ascendió a la Liga Femenina 1. Acababa de comenzar una carrera acelerada de la que ahora necesita salir. “Lo tomo como un pequeño tiempo de inactividad. Pero incluso yo no sé si es un retiro definitivo ”, explica.

Xargay, base, escolta y todo terreno 1,82m, se hizo genial en Salamanca (2009-2015), donde conquistó la Euroliga 2011 con Perfumerías Avenida. Y, después de la llegada de la crisis en el baloncesto femenino español, comenzó su viaje como emigrante. Primero en Praga (2015-2018) y luego en Rusia, con el Dynamo Kursk (2018-2020). En ese viaje surgió un aburrimiento que surgió al hacer inventario durante el encierro.

READ  Llamada de atención paralímpica: la descalificación conmocionó a los nadadores canadienses por la medalla de bronce

“Es una acumulación de cosas … mucha fatiga acumulada. He estado sin parar desde que tenía 13 años. Ni siquiera descansas mentalmente en vacaciones porque sabes que tienes que estar listo para el regreso” “Cuando estaba en Rusia, nuestros viajes fueron una odisea. Tuvimos que dormir en un tren para llegar a Moscú a tiempo para tomar un vuelo, no sé a dónde … Nos llevó un día llegar al destino. Cuando tienes que hacer eso dos veces por semana durante un año, consume. Al igual que la soledad ”, continúa, en una historia en la que los problemas de logística conducen a la decepción con la competitividad despiadada.

“A veces nos da vergüenza admitir que la estamos pasando mal. Muchos atletas tienen dificultades en sus carreras. Pero parece tabú mostrar esa debilidad a tus colegas. También estás compitiendo con ellos y no puedes mostrar esa cara ”, narra Xargay. “Es un desgaste que estás soportando. Pero me ha faltado empatía muchas veces. Nos volvemos muy egoístas. Es bueno ser competitivo, pero no aplastar al que está al lado, porque tal vez lo está pasando mal “, dice.

Un individualismo extremo y agudo en los mejores clubes europeos, pero amortiguado en los veranos con el equipo español. “En la selección no sucede. Entonces ganamos. Ahí estamos todos a la vez. Matas por tu pareja. Somos competitivos, pero nos respetamos. A todos nos gusta tener un papel principal, pero en la selección el objetivo está claro. En los equipos, todos quieren tener mejores contratos al año siguiente o que hablen más de ella que de su compañera de equipo “, explica el jugador número 16 con más internacionalidades con España (147 partidos).

READ  Cazorla retrata Valencia | Deportes

En enero, Xargay regresó a casa y firmó con Uni Girona. Pero incluso su refugio no curó las heridas. “Echo de menos la ilusión, el placer … dejar ir mi crin. Echo de menos la inocencia de cuando eres joven, sin pensar más allá “, dice, mientras reclama” aire “en sucesivas ocasiones.” Esta vez de encierro me ha ayudado a reaccionar. Lo que más he pensado es ser bueno conmigo mismo “. Parece simple, pero no es una decisión fácil decir que lo dejo. Lo fácil fue seguir jugando, lo valiente es esto. Veré a dónde me lleva este camino ”, señala.

El deporte de élite te brinda “satisfacciones, premios, amigos y muchas alegrías”, confiesa Xargay. “Competir al más alto nivel es un sueño”. Pero, “como en las redes sociales”, solo se muestran “las fotos bonitas”. Ahora Xargay tiene la intención de centrarse en su negocio de moda, en la vida cotidiana y en disfrutar de su familia. “Tengo una sobrinita que tendrá un año y la voy a cargar todos los días”, continúa.

En el horizonte, un 2021 con un Eurobasket en Valencia y los Juegos. “No estoy seguro. Tal vez plantaré en noviembre y diré ‘No puedo soportarlo más, tengo que volver’. O viene diciembre y digo ‘Estoy bien’. Enero es un poco fecha límite para el mercado de transferencias Pero iré día a día. Ya veremos. No quiero pensar mucho en eso. Si he aprendido algo en este momento es que no puedes planificar mucho “, completa. Mientras tanto, el objetivo es “ser feliz”