CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – El gobierno mexicano criticó el sábado una nueva y dura ley estatal de inmigración en Florida dirigida por el gobernador republicano Ron DeSantis y prometió ayudar a proteger el estado de los mexicanos indocumentados.

DeSantis busca la nominación presidencial republicana en 2024, y su nueva ley de Florida, que entró en vigencia el sábado, se considera un anticipo de su búsqueda para endurecer la aplicación de la ley de inmigración.

El mes pasado, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, instó a los votantes latinos en Estados Unidos a rechazar a DeSantis, acusando al político de intentar ganar votos a expensas de los inmigrantes.

Según el sitio web de DeSantis, la nueva ley incluye la asignación de fondos para sacar del estado a inmigrantes sin estatus legal, limitar el uso de tarjetas de identificación y exigir que más empresas usen sistemas electrónicos para verificar la elegibilidad laboral de una persona.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo en un comunicado que las reglas podrían fomentar la discriminación y el perfilado racial y conducir a un ambiente hostil, intimidación y crímenes de odio.

“La criminalización no es la respuesta al fenómeno de la inmigración indocumentada”, dijo el ministerio, diciendo que las nuevas medidas fueron impulsadas por la xenofobia y el nacionalismo blanco.

Agregó que México respeta el proceso legislativo de Estados Unidos, pero cree que la ley de Florida es perjudicial para los esfuerzos conjuntos de Estados Unidos y México para respetar a los inmigrantes.

El ministerio dijo que el consulado de México en Estados Unidos trabajará para educar a los migrantes sobre sus derechos y trabajará con grupos de la sociedad civil para identificar posibles casos de abuso.

READ  ¿Quién es la primera momia antigua?

Información de Dana Beth Solomon; edición de David Gregorio

Nuestros estándares: Principios de confianza de Thomson Reuters.