los Liga de coronavirus rompe los registros de penalizaciones. En este momento, al cierre del día 35, ya se habían contado 140, ocho más que en toda la temporada anterior y 27 más que en toda la Liga 2017-18, en la que el arbitraje controlado por video aún no se había utilizado desde Las Rozas, un impenetrable centro de mando supremo que habría deleitado a José Plaza, el árbitro jefe de la era oscura del fútbol español.

En la lista de las 140 penalizaciones penalizadas a favor Villarreal aparece a la cabeza, con 11, seguido por el Real Madrid, el Athletic y Mallorca, con 10 cada uno. En el ranking de los equipos, el menor tiempo penalizado con un penal contra el dominio del líder es innegable: solo 2 contra Madrid, por 4 ante Atlético y Sevilla.




Las estadísticas de esta liga

Madrid es el segundo en penaltis a favor (10) y el primero en menos penaltis en contra (2)

La estadística fría siempre permite el análisis de todo tipo, pero también es importante tener en cuenta que el VAR, es decir, aquellos que lo controlan y analizan, cometen errores. En el último día de la Premier League, por ejemplo, los líderes de fútbol ingleses han reconocido hasta tres errores, repartidos en tres juegos diferentes. Y en todos los casos con la pena como protagonista de la disputa. Especialmente sangrante ha sido el error de apreciación del VAR que robó una penalización de Tottenham, para desesperación de Mourinho, y el que otorgó una penalización máxima que no fue para el Manchester United. los rojo son precisamente objeto de análisis con una lupa en Inglaterra porque tradicionalmente son favorecidos, al menos cuantitativamente, en las sanciones. Con el último de la controversia, ya suman 13, y fueron 12 la temporada anterior.

READ  Naomi Osaka calla a un reportero por preguntarle sobre la saga de Novak Djokovic en el Abierto de Australia

En el caso de la Liga española, la facilidad con la que recibe penaltis a favor del Real Madrid en los últimos partidos ha sido controvertida, lo que le ha dado el apoyo casi definitivo para el título. Desde que se reanudó la competencia, el equipo de Zinédine Zidane ha jugado ocho juegos y en la mitad ha recibido una penalización a favor. De estas cuatro penalizaciones máximas, todas, las cuatro, sirvieron para abrir el marcador y colocarse con ventaja. Y de los cuatro, tres fueron vitales para sumar los tres puntos: en victorias en Anoeta (1-2) y San Mamés (0-1) y en el triunfo en casa contra Getafe (1-0). El cuarto también fue para abrir el marcador, pero luego llegó un gol más (2-0 a Alavés).




Queja de Iturralde

Un error de traducción en la normativa española allanó la disputada victoria en San Mamés

Otro motivo de discusión fue la fácil comparación entre la penalización indicada en el campo atlético, por un pisotón a Marcelo, y la decisión de no indicar la penalización máxima en un movimiento de cierta similitud entre Sergio Ramos y Raúl García. Entre las explicaciones aducidas para justificar la diferencia de criterios se encontraba que en un caso, la penalización a favor de Madrid, el balón estaba en disputa y en el otro era una acción sin voluntariedad con la pelota alejada del área. Fue una tremenda sorpresa para el ex árbitro Iturralde González descubrir que la redacción española de los reglamentos de la FIFA especifica que estas acciones “imprudentes” (que ya no hablan de voluntariado en los reglamentos actuales) se castigan con una falta (o una penalización si es el caso) cuando el jugador “actúa sin precaución al jugar una pelota” mientras está en la versión oficial en inglés, la que cuenta en caso de disputa, no se explica así, sino que simplemente “actúa sin precaución”. Un error de traducción inexplicable en el que, como suele ocurrir con el VAR, la moneda cayó en el lado blanco.

READ  Mariano, jugador madrileño, positivo por coronavirus | Deportes