El periodista Jordi Évole puso a prueba al reconocido comunicador Carlos Alsina durante una entrevista en la que cuestionó su desempeño como jefe. Alsina, en lugar de esquivar las preguntas, sorprendió al invitar a Évole a preguntar a su propio equipo sobre su liderazgo.

Durante la conversación, Alsina no dudó en afirmar que ser un buen jefe es “bastante básico y fácil”, aunque reveló que no recuerda la última vez que regañó a alguien, lo que resalta los cambios en la cultura de las redacciones. En el pasado, era común que los jefes insultaran a sus empleados, pero Alsina prefiere interpretar sin necesidad de broncas.

El equipo de Alsina incluso le confesó a Évole que la entrevista les ayudaría a conocer mejor a su líder. Alsina, por su parte, habló sobre la importancia de establecer una distancia y decidir qué aspectos de su vida privada desea compartir públicamente.

Este interesante intercambio de opiniones entre dos destacados periodistas nos permite reflexionar sobre el rol de un jefe en la actualidad y cómo la relación con sus empleados ha evolucionado a lo largo del tiempo. Alsina demostró que, aunque ser un jefe puede ser sencillo en teoría, en la práctica implica tomar decisiones importantes y establecer una comunicación efectiva con el equipo.

READ  Fran Rivera reabre heridas al explicar por qué no se habla con ninguno de sus hermanos