HUIXTLA, México—— Miles de migrantes que se dirigían a Estados Unidos desde el sur de México interrumpieron su marcha el domingo después de que las autoridades mexicanas emitieran unos 3.000 permisos de residencia temporales.

Funcionarios del Instituto Nacional de Migración de México dijeron que los permisos permitirían a los migrantes, en su mayoría venezolanos y centroamericanos, permanecer en México hasta 30 días mientras procesan la inmigración.

“Seguiremos tomando el bus a EE. UU. porque tenemos un permiso, ya no necesitamos caminar”, dijo el venezolano William Molina después de obtener el permiso. Viajó con 10 familiares.

El grupo, que comenzó a caminar desde la ciudad fronteriza de Tapachula el viernes, es la novena caravana de migrantes formada en el sur de México en lo que va del año.

Los inmigrantes vuelven a ser el centro de atención después de que la semana pasada se encontrara una camioneta abandonada que transportaba a más de 60 inmigrantes en San Antonio, Texas. Cincuenta y tres de ellos murieron.

La tragedia coincide con un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que permite al gobierno de Biden poner fin a una medida impuesta por el presidente Donald Trump que obligaba a los solicitantes de asilo a esperar en México a que los funcionarios estadounidenses procesen sus solicitudes de asilo.

Si bien las caravanas de migrantes han llamado la atención de los medios de comunicación, los involucrados representan solo una fracción del flujo diario de migrantes que llegan a la frontera entre México y Guatemala, a menudo con la ayuda de contrabandistas.

Otro venezolano en el grupo, Francisco Daniel Marcano, dijo que esperaba que el permiso lo ayudara a llegar al norte de México y a territorio estadounidense. Pero, dijo, si no podía ingresar a los EE. UU., intentaría encontrar un trabajo en el norte de México y ganar dinero para enviárselo a sus padres y sus tres hijos en Venezuela.

READ  Los expatriados británicos en España deben estar al tanto de estas extrañas tradiciones navideñas | Noticias de viajes | Viajes

Al menos tres grandes grupos que suman unas 13.000 personas han intentado salir a pie de la frontera con Guatemala en los últimos 30 días, según la agencia de inmigración de México.

Muchos migrantes se oponen a la estrategia de México de mantenerlos en el sur, lejos de la frontera con Estados Unidos. Dicen que el proceso de normalización de su estatus, a menudo mediante la solicitud de asilo, ha tomado demasiado tiempo y debido a que los trabajos son escasos, no pueden mantenerse mientras esperan semanas en Tapachula.

Pero la última caravana, compuesta en su mayoría por familias enteras, solo logró avanzar unos 45 kilómetros (28 millas) hasta Huixtla, y las autoridades mexicanas lograron dispersar a los grupos mediante la emisión de permisos de residencia temporales.