La inteligencia artificial ha devuelto la voz a una mujer con parálisis, marcando un hito en el campo de la comunicación. Gracias a una interfaz cerebro-ordenador desarrollada por investigadores de la Universidad de California en San Francisco y de la Universidad de Berkeley, la mujer pudo hablar a través de un avatar digital.

Es la primera vez que se logra sintetizar el habla y las expresiones faciales a partir de señales cerebrales. El sistema, capaz de decodificar estas señales en texto a una velocidad de casi 80 palabras por minuto, supone una significativa mejora respecto a la tecnología actualmente disponible en el mercado.

El objetivo principal de los investigadores es restablecer una forma completa de comunicación, permitiendo a los pacientes hablar utilizando únicamente señales cerebrales. Este estudio demuestra la posibilidad de descodificar las señales cerebrales en el lenguaje hablado y los movimientos faciales durante una conversación.

Para lograr este avance, se implantó en el cerebro de la mujer un dispositivo con electrodos que interceptaron las señales cerebrales responsables del habla y los movimientos faciales. La paciente trabajó estrechamente con el equipo de investigadores para entrenar los algoritmos de inteligencia artificial a reconocer sus señales cerebrales únicas asociadas al habla.

El sistema descifra las palabras a partir de los fonemas, mejorando así tanto la precisión como la velocidad del proceso. Además, para crear la voz del avatar, el equipo utilizó un algoritmo de síntesis del habla y una grabación de la mujer hablando antes de su lesión.

Por otro lado, el avatar fue animado con un software que simula los movimientos musculares de la cara, dando así una mayor naturalidad a la expresión facial durante la comunicación.

READ  A los 60, 70 y 80 años, hacer pesas es esencial: salir a caminar no es suficiente - Saber Vivir Reinventando el Karma: a los 60, 70 y 80 años, el levantamiento de pesas juega un papel fundamental - Saber Vivir

El objetivo final del equipo de investigadores es desarrollar una versión inalámbrica de esta tecnología, eliminando así la necesidad de una conexión física.

Sin duda, esta innovadora tecnología tendría un impacto real en la independencia y las interacciones sociales de las personas que sufren de parálisis, ofreciéndoles una nueva forma de comunicación plena y corporal.