El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva comenzaron a traer aliados centristas a su campo el martes, dos días después de votar en la democracia más grande de América Latina para dar a los competidores el avance a la segunda vuelta del 30 de octubre.

Da Silva, un izquierdista que se desempeñó como presidente de 2003 a 2010, lideró con el 48 por ciento de los votos en la primera ronda de votación del domingo. El ultraderechista Bolsonaro recibió el 43 por ciento.

Los dos son las figuras políticas más amadas y odiadas de Brasil, lo que lleva a muchos políticos a declarar que no votarán por ninguno de los dos.

Da Silva cuenta con el respaldo poco entusiasta del cuarto lugar, el candidato de centroizquierda Ciro Gómez, quien alguna vez fue un aliado clave. Gómez, quien obtuvo el 3 por ciento de los votos, dijo en un video que estaba siguiendo la decisión del Partido Laborista Democrático de apoyar al líder de izquierda.

“En este caso, (votar por da Silva) es el último recurso”, dijo Gómez, quien no nombró al expresidente en el video.

Bolsonaro ha sido respaldado por tres gobernadores en el sureste de Brasil, la región más rica y poblada del país: Romeu Zema en Minas Gerais y Río de Janeiro Claudio Castro de Río de Janeiro, ambos regresando a Río de Janeiro el domingo, así como su candidatura Rodrigo García .

Zema y Castro, que han apoyado a Bolsonaro en el pasado, se han mantenido en gran medida en silencio sobre la carrera presidencial de este año. García, quien asumió como gobernador de Sao Paulo en marzo después de la renuncia de Joao Doria, no hizo comentarios sobre la carrera presidencial hasta el martes.

READ  Legisladores del estado de Nuevo México visitan las instalaciones del MTC en Chaparral

El analista político Thomas Traumann dijo que Bolsonaro recibió un impulso del apoyo del martes, pero da Silva sería vulnerable si la senadora Simone Tebbett se une a su campaña. Tebet, un crítico abierto de Bolsonaro, recibió el 4 por ciento de los votos el domingo y terminó tercero entre 11 candidatos.

“Si la campaña fuera menos sobre el Partido de los Trabajadores y más sobre la coalición, ella podría marcar la diferencia”, dijo Trauman. “Bolsonaro tendrá una maquinaria de gobierno en tres estados muy influyentes. Si el Partido de los Trabajadores no responde a esto, le darán a Bolsonaro la oportunidad de ganar”.

El otrora poderoso Partido Socialdemócrata de Brasil, de centro-derecha, ha dicho que no apoyará a ninguno de los candidatos en la segunda vuelta y ha permitido que sus miembros elijan por sí mismos.

Algunos miembros importantes del partido apoyan a Da Silva, como el senador Tasso Geresati y el excanciller Aloisio Nunes. Pero algunos miembros más jóvenes del partido, como el diputado federal Lucas Redeck, apoyan a Bolsonaro.

Bolsonaro dijo a sus seguidores en la capital de Brasilia que esperaba cerrar su brecha de 6 millones de votos con una feroz campaña en el sureste.

(Descargo de responsabilidad: esta historia se generó automáticamente a partir de un feed sindicado; www.republicworld.com solo puede haber modificado las imágenes y los títulos)