Vince Harris y Maya Duncan se encontraban entre las docenas de voluntarios que pasaron la mañana recogiendo bolsas llenas de basura encontrada en Imperial Beach.

El sábado por la mañana, la Asociación de San Diego y la Fundación Surfers organizaron una limpieza comunitaria en la playa.

“La gente quiere nadar, la gente quiere surfear, la gente quiere pescar, la gente quiere disfrutar todo lo que California tiene para ofrecer”, dijo Harris.

Pero los bañistas de Imperial Beach no han podido disfrutar de estas actividades recientemente debido a las señales que les advierten sobre la contaminación del agua en el área.

“La salud de las personas es lo más importante aquí. Lo que está pasando aquí me hace sentir incómodo en el agua, debes sentirte seguro y debe estar limpio”, dijo Duncan.

La contaminación se ha vuelto tan mala que el extremo sur de la playa ha estado cerrado durante 552 días.

La alcaldesa de Imperial Beach, Paloma Aguirre, dijo que eventos como esta limpieza de playa ayudan a crear conciencia sobre el problema.

“Estamos muy afectados por la contaminación transfronteriza del río Tijuana”, dijo Aguirre.

Ella dijo que el problema había persistido durante más de una década.

La ciudad recibió $300 millones a través de un acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá para identificar y solucionar el problema. Desde entonces, la EPA ha implementado un programa.

“Hemos tenido cinco, 10, 15 años de progreso, tenemos algunos fondos, se han otorgado subvenciones, pero aún no hemos visto ninguna tracción real”, dijo el alcalde Aguirre.

Para hacer más, dijo, se necesita más dinero.

READ  El presidente mexicano pide el fin del embargo comercial contra Cuba tras una protesta

Aguirre envió recientemente una carta a la administración de Biden pidiendo un estado de emergencia.

“Como cualquier otra situación, natural o provocada por el hombre, cuando se declara una emergencia hay una entrada de dinero, de recursos, de coordinación interinstitucional, nuestra crisis… nuestra emergencia no es la excepción”, dijo Aguirre.

Los fondos federales y estatales adicionales ayudarán a expandir la planta de tratamiento de aguas residuales y ayudarán a reducir el cierre de playas, dijo.

“Serán más de los $300 millones que se han asegurado, ya tuvimos que abogar por fondos adicionales para la fase 2 de la expansión de la planta de tratamiento de aguas residuales, quiero decir, estamos hablando de quizás $900 millones, eso es una gota en un mucho presupuesto de otras agencias”, dijo Aguirre.

Ella dijo que haría que la playa fuera más accesible para turistas y lugareños como Harris.

“Diría que tiene que haber un gran esfuerzo para mantener las playas limpias, el agua limpia, y eso será muy divertido para los californianos”, dijo Harris.