El presidente de Argentina, Javier Milei, ha presentado el Decreto de Necesidad y Urgencia para llevar a cabo la reforma del Estado, una medida que ha generado gran controversia en el país.

La primera manifestación en contra de los recortes anunciados por el gobierno tuvo lugar recientemente, con miles de personas saliendo a las calles para expresar su descontento. Los manifestantes argumentan que estas medidas afectarán negativamente a los sectores más vulnerables de la sociedad.

En respuesta a las protestas, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ha presentado un protocolo antipiquetes con el objetivo de asegurar la libre circulación en las calles y contener el malestar social. Sin embargo, este protocolo ha sido duramente criticado por organizaciones sociales y de derechos humanos, que lo consideran una violación a los derechos fundamentales de manifestación y expresión.

Varias organizaciones han denunciado el protocolo ante organismos internacionales, argumentando que limita la libertad de expresión y criminaliza la protesta social. Incluso, personalidades como Adolfo Pérez Esquivel y Néstor Pitrola presentaron un habeas corpus preventivo que fue desestimado por la justicia.

Ante la creciente tensión social, Bullrich ha advertido que no permitirá los piquetes y ha instado a la población a denunciar a los dirigentes sociales que amenacen a los beneficiarios de planes de ayuda social. Para facilitar las denuncias, se ha implementado una línea telefónica y se ha difundido el mensaje a través de pantallas y altavoces en diferentes puntos de la ciudad.

Algunas imágenes de la policía frenando autobuses y filmando a los ocupantes han causado preocupación, ya que se teme una escalada en la represión y violencia por parte del gobierno. A pesar de esto, la primera manifestación contó con más fuerzas de seguridad que personas movilizadas, lo que ha generado críticas hacia el gobierno por excesivo uso de la fuerza.

READ  En lugar de 300.000 dosis de AstraZeneca, se proporcionarán 25.000 dosis a Eslovaquia en marzo.

Los sindicatos y organizaciones sociales se mantienen en alerta y prometen continuar haciendo oír su voz para defender los derechos de los trabajadores y los sectores más vulnerables de la sociedad argentina. Se espera que en los próximos días haya más manifestaciones y acciones de protesta en todo el país.