Agricultores y ganaderos de varios países europeos protestan por la retirada de subvenciones al combustible y bloquean las carreteras en una muestra de descontento. Alemania, Rumanía y Bulgaria se unen a las manifestaciones, mostrando la indignación del campo frente a dificultades económicas y regulaciones excesivas. La organización SOS Rural destaca que la hiperregulación es uno de los problemas clave que enfrentan los agricultores, ya que dificulta el mantenimiento de sus explotaciones. Esta situación ha llevado a un grito de desesperación en el mundo rural de la Unión Europea, recordando lo ocurrido en los Países Bajos.

De acuerdo con SOS Rural, los problemas a los que se enfrentan los agricultores españoles son similares, y no sería sorprendente que salgan a las calles a protestar contra las políticas de la UE y el gobierno de Sánchez. En este sentido, la Unión de Uniones ha anunciado que el próximo 21 de febrero llevará tractores de toda España a las puertas del Ministerio de Agricultura como muestra de protesta.

Los ganaderos españoles también tienen dificultades debido a las regulaciones de protección animal, que hacen casi imposible mantener sus explotaciones. Además, las exigencias ambientalistas están dañando la agricultura. Los agricultores critican la criminalización de su actividad y la competencia desleal debido a la importación masiva de productos de Marruecos.

Ante esta situación, la plataforma SOS Rural ha formado una alianza europea con el objetivo de luchar contra las normas del Pacto Verde de la UE y salvaguardar la soberanía alimentaria. Su intención es articular una respuesta unitaria que canalice el malestar de todos los sectores del mundo rural en España. Se espera una respuesta contundente por parte del mundo rural español, que será tanto política como unitaria.

READ  ¿Puede el interés de CPF ayudar a construir un sólido corpus de jubilación?

Con estas protestas, los agricultores y ganaderos buscan visibilizar sus dificultades y demandar medidas que protejan su sector y garanticen la viabilidad de sus explotaciones. La situación en Europa es alarmante y requiere atención tanto a nivel nacional como europeo para garantizar el futuro del mundo rural.