Explica Noemí Galera, directora de la Academia de Operación Triunfo
, que en la primera ronda de los castings quedó prendada cuando coincidió con Nia Correia y la vio cantar. “¿Dónde se había escondido esta chica este tiempo?”, confiesa que pensó. Sin dudarlo –cuenta que hubiera sido de tontos no hacerlo y que le hubiera dejado en mal lugar como directora de casting–, le puso la etiqueta a esa joven canaria con su pertinente número identificativo de cara a las siguientes pruebas. Ese número era el 8606, el mismo que lució Famous en los mismos castings de la edición anterior que terminó ganando. El joven sevillano se convirtió en el primer artista negro en ganar el talent

musical, algo que ahora ha tenido continuidad con su predecesora, Nia, a quien muchos comparan desde el inicio del programa por su físico, su manera de cantar y su forma de pisar el escenario con la mismísima Beyoncé.




Nia se enfrentó ayer por primera vez con la prensa

Para los amantes de las casualidades, fue la canción de la diva americana, Run the world , la que catapultó a Nia en la gala 5 hacia un papel de favorita que jamás ha abandonado, a pesar de que había otros concursantes con un peso importante en las redes sociales. La joven de 26 años de Las Palmas de Gran Canaria venció en la final del pasado miércoles, con un 45% de los votos, quedando por delante de Flavio y de Eva. En la misma noche, ya habían quedado descartados Anaju y Hugo. Fue la final de OT menos seguida de la historia del formato, con 1.812.000 espectadores y 16,1 % de cuota, una cifra que hay poner también en contexto ya que el talent ha crecido mucho de forma paralela en el universo digital donde esta temporada su canal de YouTube ha alcanzado ha alcanzado cerca de 500 millones de visualizaciones. Eso, en la edición más larga y difícil de la historia, ya que los concursantes que seguían en la Academia tuvieron que volver a sus casas durante dos meses por la pandemia, por lo que el talent se ha alargado desde el 12 de enero que se estrenó por espacio de cinco meses.

READ  Spotlight, tick tock snap chat response, espera democratizar las ganancias también en India

Nia se enfrentó ayer por primera vez con la prensa, en un encuentro virtual, en el que dejó claro que ahora le tocaba “trabajar mucho porque las cosas con esfuerzo se consiguen” y en donde también habló de la exigencia que le ha marcado en esta edición: “Soy muy autoexigente y cuando las cosas no me salen como quiero me enfado; no lo sé, quizás de ahí vienen algunas inseguridades”. La canaria tiene más o menos claro cuál es el proyecto musical que le gustaría defender una vez fuera del paraguas de OT : “Quiero que mi música tenga sabor latino y con acento canario”, un segmento del mercado que ahora mismo parece vacío en nuestro país.



La final del miércoles también fue especial porque significó la despedida como presentador de Roberto Leal, desde hace unos días nuevo fichaje de Antena 3 y que está delante del concurso Pasapalabra . Un adiós sentido, especialmente por una Noemí Galera que, como cada vez que se termina una edición, se enfrenta a la misma pregunta sobre la continuidad del formato. Una decisión que no depende de ella, pero sobre la que da alguna pista. Hay que dejarlo descansar como mínimo un año y, por ganas de volver, no será. En el 2021 el famoso concurso cumplirá 20 años. Habrá que estar atentos.