Cuando la Organización Mundial de la Salud catalogó oficialmente el brote de coronavirus como una pandemia mundial a principios de marzo, América Latina ni siquiera vio el ciclón sanitario (y económico) que aún estaba por llegar. Si bien el número de pacientes creció en Europa, con Italia todavía como el foco principal en el Viejo Continente, y la enfermedad llegó a los Estados Unidos, al sur del Río Grande, la situación aún parecía manejable. La conmoción en la matriz productiva china, el país donde se manifestó la enfermedad por primera vez y el gran comprador de materias primas latinoamericanas, parecía el gran y casi el único canal de contagio para la economía regional. Casi tres meses después, la foto cambió: a lo largo de las semanas, América Latina se ha convertido en una de las grandes víctimas económicas del virus. Poco después, un episodio de fuertes salidas de capital, el colapso de las remesas de los migrantes (que afecta en gran medida a México y América Central) y el colapso de las divisas que viene gracias al turismo (un gran golpe para el Caribe), y la combinación de todos estos variables ha puesto toda el área bajo control. El resultado es, según el Banco Mundial en su informe de perspectivas publicado este lunes, un shock que superará con creces el de la crisis de deuda regional de la década de 1980 y la Gran Recesión de hace una década.

América Latina baila, en gran medida, con la sintonía de sus dos economías más grandes, Brasil y México, las más expuestas a las cadenas de valor mundiales que se han roto, y este año el colapso será enorme para ambos: -8% y -7.5%, según proyecciones multilaterales. El tercero en discordia, Argentina, tendrá una caída del 7.3% y encadenará tres años consecutivos de números rojos. Y Perú, que sufrirá un colapso económico del 12%, como resultado de una garra sanitaria mucho más grande y un colapso de las materias primas que exporta, completa una tabla de terribles pronósticos económicos que deja al subcontinente a un paso de su mayor recesión. Dado que ha habido registros conjuntos, a principios de los años sesenta: las cosas tienen que cambiar mucho para que el bloque no cierre 2020 con un colapso del 7,2%, dos puntos más que el promedio de la economía mundial.

READ  En Push to Tax the Rich, la Casa Blanca destaca a los multimillonarios.

El empeoramiento de las condiciones sanitarias, más rápido que en otros rincones del planeta, también condiciona el repunte esperado para el próximo año, que será notablemente menor que en el resto del mundo: 2.8%, en comparación con 4.2%. Entre los grandes, resistirá especialmente en Brasil (2.2%) y, en menor medida, en México (3%). Todo a pesar del hecho de que la mayoría de los bancos centrales y los gobiernos de la región han lanzado ambiciosos estímulos monetarios y fiscales en apoyo de una asistencia social más inmediata, las pequeñas empresas y el sistema de salud. Un intento loable, aunque mucho mayor en algunos casos (Perú) que en otros (México), pero que está desfigurado por el torbellino de la realidad, del que solo escapa la pequeña Guyana, que crecerá 51% gracias a los campos petroleros que acaban de entró en la fase de explotación.

La perspectiva, reconocen los economistas del Banco, es “extraordinariamente incierta: depende de la magnitud y la duración final de la pandemia” y las previsiones, elaboradas sobre la base de una notable relajación de los confinamientos a partir de julio. “El coronavirus ha empeorado drásticamente las condiciones económicas en América Latina y el Caribe, que se encamina hacia un declive mayor que durante la crisis financiera mundial [de 2008 y 2009]”Alerte a los técnicos de lo multilateral en su informe de perspectivas, en el que advierten sobre un” subregistro “de infecciones en algunas naciones del bloque.

Existen fundamentalmente cuatro razones para el colapso: los confinamientos para evitar la propagación de un patógeno que todavía está en pleno apogeo en la región, la reducción mencionada en las materias primas, el deterioro de las condiciones financieras y el efecto que tiene en la región en general. declive de la economía mundial. “Y el horizonte a corto plazo sigue sujeto a varios riesgos negativos significativos, incluido un posible resurgimiento de una ola de protestas sociales como el año pasado, una reacción aún más adversa del mercado al aumento de la deuda pública o una mayor incertidumbre sobre la recuperación de los servicios”. sector ”, advierte el Banco.

READ  Los aeropuertos funcionan mejor cuando son propiedad de fondos de capital privado: estudio

Con los tres faros que han guiado el crecimiento económico regional en los últimos cinco años (Colombia, Chile y Perú) se apagaron y sus dos potencias principales se sumergieron en una crisis inimaginable hace solo unos meses, América Latina solo puede comprometerse a una rápida recuperación de la economía mundial y el comercio. Pero todo indica que el retorno a la vida, aunque rápido después de una crisis de rayos, no será tan vertical como algunos predijeron en los primeros días de la crisis: la V canónica ya se parece mucho más al símbolo de Nike, con una segunda pendiente mucho menor. pronunciado de lo que quisiera en todas las capitales latinoamericanas. Internamente, la región necesita comer para que sus tres grandes motores (Brasil, México y, en menor medida, Argentina) reanuden el camino del crecimiento. Hasta que eso suceda, continuará su viaje particular a través del desierto.