La vida cotidiana de Pau Gasol oscilaba entre su arduo trabajo para recuperarse de la lesión en su pie izquierdo que lo mantuvo fuera de la cancha durante un año y el duelo por la pérdida de su amigo Kobe Bryant, cuando fue visto como abrumado. como todos los demás por la pandemia de coronavirus. Celebrado en su casa en los Estados Unidos, el emblema del baloncesto español y la figura de la NBA durante las últimas dos décadas, 39, responde preguntas de EL PAÍS y valida una de las frases que dejó Kobe, a las que recurrió durante su discurso en febrero All Star en Chicago, y que tiene tanto o más sentido para todos en este nuevo tiempo turbulento y desastroso: “Haz cosas épicas siempre”.

Pregunta. Como estas fisicamente

Responder. Bueno, mejorando día a día, trabajando y progresando en mi recuperación ya que tuve que volver a la sala de operaciones. Y darle al hueso el tiempo que necesita, con el objetivo de estar sano y recuperarse de una lesión.

pags. ¿Dónde está ese proceso?

R. Hace casi un año y medio, cuando aún estaba en San Antonio, los primeros síntomas de edema óseo comenzaron en el navicular y tuve que parar por primera vez. Hubo una reacción de estrés en el hueso y no pudimos revertir esa situación hasta que estuve bajo el cuchillo por primera vez en mayo, cuando estaba en Milwaukee. La segunda vez fue cuando, casi a mediados de noviembre, descubrimos que el hueso se había fracturado por segunda vez. Ahora estamos en una etapa, aunque avanzada, todavía con cierta incertidumbre sobre cuál será el futuro. Pero al mismo tiempo, lo enfrento con esperanza y optimismo. Y con suerte en las próximas semanas recibirás buenas noticias cuando hagamos las pruebas para verificar cómo está el hueso. Es muy complejo, especialmente desde que recaí. Ahora, mi sueño es poder tener la opción de volver a jugar, con la paciencia del día a día y la esperanza de que el trabajo, al final, tenga su recompensa. Allá estamos.

pags. Aún en América.

R. Vine aquí después del trágico accidente de mi ex compañero y buen amigo, a quien he considerado como un hermano mayor, Kobe, su hija y los demás pasajeros de ese helicóptero. Continúo la recuperación aquí, atento y a expensas de la pandemia de coronavirus y sus efectos en todo el mundo.

pags. Muletas? ¿Bota ortopédica? Algo de una canasta?

R. Hace un mes y medio ya lo hice sin las muletas. Hace unas dos semanas comencé a prescindir de la bota ortopédica. Y poco a poco estoy volviendo a la carga normal de mi cuerpo, haciendo ejercicios controlados. En este momento, en el gimnasio y en la piscina de mi casa, estoy trabajando en este proceso de readaptación de cargas en el pie. Por el momento no puedo hacer nada en la pista. Espero que tal vez el próximo mes pueda volver a ello, poco a poco, gradual y moderadamente. Todavía estamos en una etapa bastante temprana de recuperación. Se debe permitir que el hueso muestre una solidificación completa para aumentar la carga.

READ  Plan de cambios de la agencia de salud pública: el Dr. Tam realizará una sesión informativa sobre el nuevo modelo COVID-19

pags. La posibilidad de un retiro es clara. ¿Gira muchas veces?

R. Con este proceso de recuperación y con esta lesión con la que he estado lidiando durante más de un año, sin duda es inevitable pensar en la retirada. Y también teniendo en cuenta que dentro de unos meses tendré 40 años. Así que definitivamente está en mi mente. Es algo que vendrá en un momento u otro, tarde o temprano. Esperamos que aún no haya llegado el momento. Pero también aprovecho la oportunidad ahora para concentrarme en la Fundación Gasol, en otros proyectos fuera de la vía y también en pensar cuál será mi próxima etapa profesional, mis próximos desafíos. Pero, por supuesto, todavía me estoy recuperando, tratando de darme la oportunidad de seguir jugando. Ahora, la prioridad es superar esta pandemia entre todos. Todo lo demás es completamente secundario.

pags. ¿Cómo te sientes emocionalmente?

R. Es un año muy duro debido a diferentes circunstancias. Comenzó con la continuación de mi lesión después de la segunda operación a fines de diciembre y la imposibilidad de practicar el deporte que tanto amo. Luego siguió con el duro golpe de la pérdida de Kobe, Gigi y las personas que viajaban en ese helicóptero. Y ahora, con esta pandemia que está afectando a todos. Soy una persona emocionalmente positiva, que siempre trata de sacar lo mejor de cada situación y de encontrar un cierto equilibrio emocional. Estoy en contacto con la familia todos los días, aunque no directamente con muchos de ellos debido a la distancia. Aquí estoy con mi esposa y su familia. Intento superarlo con la lectura, con la meditación, manteniéndome fuerte con cierta calma y perspectiva, pero no es un año fácil y son heridas que tomarán tiempo para cerrar.

pags. ¿Cómo te afecta la pérdida de Kobe?

R. En ese momento fue un gran shock, un dolor y una pérdida casi imposible de expresar con palabras. Es algo que llevará tiempo seguir asimilando y superando gradualmente. Estaba muy emocionado de ver la reacción del mundo, más allá de los deportes, para ver cómo influyó e impactó a tanta gente. Nos dejó un enorme legado de valores, filosofía, ética de trabajo, cómo convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos. Es algo que tengo en el fondo y he podido vivir de una manera muy especial y muy cercana gracias a los años y los momentos que compartí con él. Es algo que tendré en cuenta el resto de mi vida y trataré de ver reflejado en todo lo que hago.

READ  Los jugadores canjeados de Miami dejaron un sentido obsequio de despedida a la ciudad

pags. ¿Cómo afrontas lo que está sucediendo con la pandemia?

R. Me imagino que, como todos los demás, deben tomarlo, con gran preocupación, con gran sensibilidad, con una gran responsabilidad personal, familiar y social. Afortunadamente, mis padres, que tienen la capacitación que tienen en el mundo de la salud (su madre Marisa es doctora y su padre Agustí, ATS), entienden las medidas y precauciones que deben tomarse. También ellos, que están en una edad avanzada, entienden que deben ser, si es posible, más cautelosos porque son personas a las que el virus puede afectar más, de manera letal. Pero es un momento en que, como sociedad, como país, como mundo, tenemos que ser muy responsables, seguir las recomendaciones de la OMS y nuestros gobiernos y ganar la batalla contra el virus. Saldremos adelante.

pags. Como persona que siempre ha estado interesada y trabaja por la salud y la solidaridad de las personas con los más desfavorecidos, ¿cuál es su mensaje?

R. Sobre todo, que todos seamos responsables, comenzando con nuestro hogar y nuestras familias y pensando en ese impacto en la sociedad. Y desde el punto de vista de las personas, podemos tener una plataforma y un mayor impacto en las personas, porque esa responsabilidad, especialmente en momentos como este, es aún mayor. Los mensajes que podemos compartir ahora, especialmente a través de nuestras redes sociales, deben ser transmitir hábitos saludables y motivar e inspirar a las personas y familias que sufren este encierro y distanciamiento social. Y, como todos nosotros, debemos aprovechar para descansar bien, tener una nueva rutina y pasar tiempo de calidad con nuestras familias. Y también para reflexionar sobre dónde estamos y qué haremos con nuestras vidas de ahora en adelante. Y aliéntense mutuamente para pasar y pasar por esta etapa lo mejor posible y salir más fuertes de ella. También es un mensaje de aliento y ayuda conjunta, de cualquier manera. Las imágenes que nos llegan son muy hermosas, personas que salen al balcón y se conectan con sus vecinos y su comunidad de esa manera, y también a través de las redes sociales. Hay mil maneras de conectarse e inspirarse mutuamente y mantener esos espíritus en alto.

pags. El virus, que Rudy Gobert, el centro de Jazz de Utah, bromeó poco antes de dar positivo, sorprendió a los atletas con la guardia baja.

R. El virus nos ha pillado a todos desprevenidos. Y en muchos casos, se ha cometido un exceso de confianza, especialmente a través de la ignorancia. Se pensaba que este virus solo se quedaría en China o Asia y no viajaría y afectaría al resto del mundo y se traduciría en esta importante crisis de salud, con la cantidad de muertes que ya ha causado y con la que puede causar.

READ  Alfonso Davies, Jonathan David son grandes nombres que faltan en la lista de la Copa Oro de Canadá

pags. ¿Debería haberse suspendido la NBA antes? ¿Y no en los prolegómenos de una fiesta después de conocer el contagio de Gobert?

R. Es muy difícil comentar en tiempo pasado. Estoy muy orgulloso de lo que hizo la NBA y de lo rápido que actuó y decidí suspender el juego Oklahoma-Utah primero y luego toda la Liga esa misma tarde. Fue prácticamente la primera Liga en suspender su actividad y competencia para proteger a sus jugadores y fanáticos, y a todos aquellos que trabajan a su alrededor y de los partidos. Para mí fue un paso muy responsable y muy valiente. Aunque está claro que los efectos, como en todos los campos y sectores, están siendo devastadores.

pags. ¿Cómo se vive la situación en los Estados Unidos?

R. Con gran preocupación Al ser uno de los principales países del mundo, su papel es sin duda clave para derrotar al virus. Las medidas que se están tomando me parecen apropiadas y anticipo que serán cada vez más estrictas. Esperemos que la comunidad científica pueda encontrar una solución lo antes posible y nos brinde más herramientas para combatirla.

pags. ¿Temes que estas medidas afecten tu trabajo de recuperación?

R. Las medidas nos afectan a todos, a mí también. Aunque tengo mucha suerte de poder seguir trabajando en mi rehabilitación en casa. Veremos cuánto tiempo continúa la situación. Todo parece indicar que se alargará más de lo esperado. Soy uno de los privilegiados porque estoy en una etapa de recuperación cuando no necesito demasiado movimiento o demasiadas herramientas para seguir trabajando en ello. Desde aquí solo quiero alentar a todos aquellos cuya situación es mucho más compleja y cuyas vidas están muy afectadas por esta crisis sin precedentes.

pags. ¿El hecho de que los Juegos se puedan posponer influirá en su decisión sobre su futuro más cercano?

R. Una vez que conozcamos las decisiones que se toman, veremos cómo afectan tanto mi realidad como la de todos los atletas. Ahora, estoy muy concentrado en recuperarme de la lesión. En cuanto a los Juegos, el Comité Olímpico y lo que pueda pasar este verano, todo está en el aire. Lo más importante ahora es centrarse en el bienestar y la salud de las personas e ir mirando paso a paso, porque cada día hay una evolución, una novedad. Tengo plena confianza en que la OMS y el COI decidirán qué es lo mejor para todos los atletas y aficionados.