Washington.- La campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó una nueva denuncia por presuntas “irregularidades sustanciales” y “fraude” en las elecciones del estado de Nevada, mientras que este martes sufrió un nuevo revés en Pensilvania, donde el Supremo estatal revocó un fallo de un tribunal inferior.

Diez días después de que las proyecciones de la televisión estadounidense apuntaran al demócrata Joe Biden como ganador en Nevada con 50,1% de los votos frente a 47,7% desde Triunfo, la campaña republicana desafió los números, al exigir que los seis votos electorales sean otorgados al actual gobernante o el resultado sea anulado por completo tras alegar, sin pruebas, irregularidades.

“La demanda detalla la falta de fiabilidad de la máquina de procesamiento de votos y escaneo de firmas Agilis utilizada en el condado de Clark, y las máquinas de votación electrónica utilizadas en todo el estado”, dijo la campaña republicana en un comunicado. Insiste en sus afirmaciones a pesar de que otras denuncias ya han sido rechazadas por jueces de ese estado.

Lea también: Tercero en la línea de sucesión presidencial en los EE. UU. Da positivo por Covid-19

La acción, presentada en el Juzgado del Primer Distrito Judicial de la ciudad de Carson (Nevada), alegó además que a los observadores se les negó el acceso al proceso de verificación por votos confusos e “irregularidades” de algunos programas de divulgación para nativos americanos que, según a la nota, “resultaron en una aparente compra de votos”.

No menos de 40 mil votos y posiblemente más se vieron afectados por estos diversos defectos. Este margen es mayor que el margen entre el presidente Triunfo Y Joe Biden en Nevada ”, argumentó la campaña del gobernador.

READ  ACTUAL En Rusia, el avión desapareció del radar: aparentemente se estrelló en el mar

En declaraciones recogidas por The Washington Post, el secretario del condado de Clak, Joe Gloria, señaló que este tipo de discrepancia no es un fraude y afecta a menos de mil votos, que extrapolados a todo el estado representarían alrededor de 1.500 votos. disputado, muy por debajo del margen de 33,600 de Biden.

Nevada, ubicada en el suroeste Estados Unidos y conocida sobre todo por su gran ciudad de Las Vegas, se había convertido en uno de los estados clave en las elecciones estadounidenses por los seis puntos que otorga en el Electoral College.

En 2016, la aspirante a demócrata Hillary Clinton ganó por un estrecho margen; por tanto, los republicanos lo habían marcado como uno de los posibles estados que podrían volver al bando republicano.

Lea también: Biden anuncia equipo que lo acompañará a la Casa Blanca; hay dos latinas

También el martes, se publicó una decisión de la Corte Suprema de Pensilvania que revocó un fallo de un tribunal inferior que determinó que la ciudad de Filadelfia había violado la ley estatal al no dar a los observadores republicanos suficiente acceso para contar los votos.

Pero la mayoría de los magistrados estatales encontró que la junta de escrutinio de Filadelfia no violó ninguna ley al establecer límites para los observadores en el espacio asignado para mantener las boletas, teniendo en cuenta el distanciamiento social debido a la pandemia.

La ley estatal “solo requiere que un representante autorizado pueda ‘permanecer en la sala donde se registran previamente las papeletas de voto en ausencia y por correo’”, afirma el fallo, firmado por cinco jueces y publicado por correo.

READ  Ataque a la iglesia en Sudáfrica: cinco muertos después de la 'situación de rehenes'

Sin embargo, los dos jueces que discreparon de la sentencia descartaron la posibilidad de que los votos fueran invalidados.

Ya el jueves pasado, dos jueces de Pensilvania desestimaron seis demandas de la campaña de Triunfo, que también retiró otra denuncia presentada en Arizona.

agv