Descubren océanos subterráneos en lunas del Sistema Solar

Marte siempre ha sido conocido como el planeta con el que se identifican los extraterrestres, pero un nuevo descubrimiento está cambiando esta creencia. Se ha revelado que dentro del mismo Sistema Solar existen otros mundos donde la vida podría ser posible.

Los océanos subterráneos en algunas lunas de Júpiter o Saturno tienen condiciones químicas que podrían permitir la supervivencia de microorganismos terrestres. La sonda Voyager 2 ya había observado surcos y fracturas en la superficie congelada de Europa en 1979, lo que hizo sospechar de la existencia de un océano subterráneo. Pero no es solo Europa, también se cree que Ganímedes, Encélado, Titán y Mimas, entre otras lunas, podrían albergar mares bajo su superficie.

La existencia de estos mares se intuye por las modificaciones en la superficie de las lunas. Mimas, por ejemplo, a pesar de parecer geológicamente muerto, también tiene un océano líquido bajo una capa de hielo.

Lo más sorprendente es que estos mares subterráneos podrían ser mucho más comunes de lo que se pensaba inicialmente. El origen del calor necesario para tener agua líquida en estos cuerpos celestes se explica por la desintegración de elementos radiactivos. Además, el efecto gravitatorio de Saturno y otras lunas puede aumentar la temperatura en el interior de las lunas, permitiendo la existencia de agua líquida.

Aunque las condiciones para la vida puedan ser posibles en estos entornos, no está claro si la vida pudo haber surgido de la misma manera que en la Tierra. No obstante, la tecnología actual hace difícil la exploración de estos mundos acuáticos. Sin embargo, se están analizando ideas para posibles planes a largo plazo.

READ  Microsoft Surface Duo 2 fue bloqueado por la FCC antes de hacer su debut a finales de esta semana.

A pesar de las expectativas sobre la vida en estos océanos, la posibilidad de encontrar vida en el océano de Mimas parece ser baja debido a la falta de tiempo para su desarrollo. No obstante, podrían encontrarse moléculas sencillas que formen las bases de la vida.

En resumen, el descubrimiento de los océanos subterráneos en lunas del Sistema Solar es una nueva sorpresa que está cambiando las expectativas sobre nuestro vecindario cósmico. La posibilidad de vida en otros mundos es cada vez más plausible, y aunque su exploración sea un desafío, la ciencia sigue avanzando hacia la revelación de los secretos del universo.