Estados de EE. UU. Vuelven a imponer medidas de coronavirus como pico de casos

Estados Unidos es el más afectado por la pandemia, con un número de muertes que asciende a más de 121,000.

Miami

Con los casos de coronavirus en aumento en todo el sur y el oeste de EE. UU., Los funcionarios están imponiendo una vez más medidas duras, desde el asesoramiento de quedarse en casa en los estados más afectados hasta las cuarentenas para proteger áreas en recuperación como Nueva York.

Casi cuatro meses después de que Estados Unidos reportó su primera muerte por COVID-19, la nación enfrenta una crisis de salud cada vez más profunda a medida que una ola de infecciones golpea a los jóvenes estadounidenses y los expertos emiten nuevas advertencias agudas.

La economía más grande del mundo es el país más afectado por la pandemia, con un número de muertes que asciende a más de 121,000.

Algunos funcionarios, incluido el gobernador de Texas, que aflojaron las restricciones sobre negocios, comidas, reuniones públicas y turismo, ahora exhortan a los residentes a que se queden nuevamente en sus hogares.

Tres estados del noreste que avanzaron en la lucha contra la pandemia, Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, instaron el miércoles a los visitantes que llegan de los puntos críticos de Estados Unidos a ponerse en cuarentena.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que el aviso se aplicaba a los visitantes de Alabama, Arkansas, Arizona, Florida, Carolina del Sur, Carolina del Norte, Washington, Utah y Texas.

Varios estados en el sur y el oeste, incluidos Florida y Texas, muy poblados, están sufriendo lo que el asesor de la Casa Blanca y científico principal Anthony Fauci describió como nuevas e inquietantes oleadas de infecciones.

READ  Construcción de la primera autopista de peaje de Tanzania prevista para 2023

Los promedios diarios de casos se están llevando a niveles récord en la región, incluso cuando ex epicentros como Nueva York y Detroit han visto caer sus cifras.

Fauci advirtió que las próximas dos semanas serían “críticas” para abordar las oleadas, que también han afectado al estado más poblado de la nación, California.

Florida marcó 5,508 nuevas infecciones el martes, con un total de más de 109,000 casos confirmados y 3,281 muertes.

El gobernador Ron DeSantis dijo que el estado estaba experimentando “una verdadera explosión en nuevos casos entre nuestros grupos demográficos más jóvenes” y un aumento en las hospitalizaciones.

Advirtió que los bares y restaurantes podrían perder sus licencias de alcohol si no siguen las pautas de distanciamiento social.

DeSantis declinó ordenar una política de enmascaramiento obligatorio en todo el estado como lo han hecho los líderes en los estados de California y Washington.

Pero eso no ha impedido que Miami implemente sus propias reglas de máscara obligatorias.

Quedarse en casa

En Texas, que se encontraba entre los estados más agresivos en la reapertura a principios de junio después de meses de cierre, los nuevos casos alcanzaron un máximo diario de 5,489 el martes.

Un gobernador preocupado Greg Abbott advirtió a los tejanos sobre la propagación “desenfrenada” del virus y dijo que el lugar “más seguro” para estar era en sus hogares, y agregó que aquellos que debían salir deberían usar máscaras.

“Si esos picos continúan, serán necesarias medidas adicionales”, dijo.

Abbott es un aliado de Donald Trump, pero sus advertencias están muy en desacuerdo con el presidente, quien proclamó el martes que “hicimos un gran trabajo en CoronaVirus”.

READ  Espacio de bienvenida de Año Nuevo "multitud"! -NOTICIAS 360-MUNDO

La epidemióloga Rebecca Fisher dijo que estados como Texas deberían haber mantenido sus esfuerzos de mitigación por más tiempo.

“No parece que nos estemos acercando a la cima del pico”, dijo Fisher a la AFP. “Y definitivamente todavía no estamos llegando al otro lado de esto”.

El estado fronterizo del suroeste de Arizona también está experimentando picos peligrosos.

Sus casos confirmados de COVID-19 se han más que cuadruplicado desde que la orden de quedarse en casa expiró el 15 de mayo, y las personas infectadas son cada vez más jóvenes.

El promedio móvil de siete días de Arizona de 39 nuevos casos por cada 100,000 residentes es un máximo a nivel nacional.

Eso se compara con 14 por 100,000 residentes en Texas, 11 por 100,000 en California y solo tres por 100,000 en el estado de Nueva York, según el Washington Post.

Pero las terribles cifras no impidieron que Trump organizara una manifestación el martes en la ciudad más grande de Arizona, Phoenix, donde la mayoría de los asistentes no usaban máscaras ni practicaban distanciamiento social.

(Excepto por el titular, esta historia no ha sido editada por el personal de NDTV y se publica desde un canal sindicado).