El Partido Popular (PP) y Vox se enfrentan a un problema lingüístico provocado por el uso no normativo del valenciano en las conselleries de la ultraderecha. Vox afirma “respetar la ley” y a la Acadèmia Valenciana de la Llengua, pero no aclara si utilizarán el valenciano conforme a las reglas establecidas. Por su parte, el PP no impondrá el uso del valenciano y permitirá que cada conseller elija el idioma en el que desea expresarse.

La ultraderecha ha eliminado el valenciano de sus comunicaciones institucionales y ahora solo se expresan en castellano, lo cual es ilegal según la normativa vigente. A pesar de las críticas y las exigencias de cumplimiento, Vox no ha concretado si seguirán ignorando la lengua propia de la Comunitat Valenciana.

Vox defiende que el debate lingüístico es una polémica artificial y que no ha habido mala convivencia entre el valenciano y el castellano. Por su parte, el PP no recrimina a Vox por excluir el valenciano y destaca su respeto a la libertad de expresión.

El Partido Socialista del País Valencià (PSPV) critica la intromisión del PP y Vox y reivindica la independencia de la Acadèmia Valenciana de la Llengua. Joan Baldoví, de Compromís, critica el incumplimiento flagrante del valenciano por parte de algunos consellers y urge a utilizar la lengua propia de la Comunitat Valenciana.

La gestión de este incendio lingüístico por parte del PP y Vox está generando tensiones y divisiones en la política valenciana. Mientras la ultraderecha se mantiene firme en su postura de excluir el valenciano, otros partidos como el PSPV y Compromís defienden su uso y rechazan la intromisión en la autonomía lingüística de la Comunitat Valenciana. La polémica continúa y solo el tiempo dirá cómo se resuelve este conflicto lingüístico en la región.

READ  Junts confirma su negativa de apoyar la ley de amnistía si el PSOE no acepta sus enmiendas