El juez a cargo del “caso Volhov” ha afirmado que Carles Puigdemont, ex presidente de Cataluña, y su círculo cercano han mantenido relaciones con políticos de extrema derecha de Alemania e Italia, así como con Rusia.

En una reciente decisión, el juez ha decidido prorrogar la investigación sobre las supuestas conexiones de los dirigentes independentistas catalanes con Rusia, en un intento de obtener su apoyo en el proceso independentista.

Según el juez, el entorno de Puigdemont habría trabajado para desarrollar una legislación específica sobre criptomonedas que se ajustara a los intereses rusos.

En esta investigación también están involucrados el jefe de la oficina de Puigdemont, un informático y un exmiembro del partido Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), entre otros.

El juez destaca que los intereses rusos en el proceso independentista buscaban desestabilizar la Unión Europea y ofrecían apoyo económico y militar.

Recientemente, se han revelado mensajes que indican contactos entre el abogado de Puigdemont y altos dirigentes del Kremlin.

Además, se mencionan viajes a Rusia con el fin de reunirse con miembros de la mafia rusa, y se están buscando pruebas que confirmen un posible apoyo económico de Rusia a cambio de contraprestaciones.

La investigación también pretende determinar si hubo reuniones entre dirigentes independentistas catalanes y personas vinculadas a la diplomacia rusa paralela.

Se rumorea un supuesto ofrecimiento de 500 millones de dólares para ayudar en la independencia de Cataluña, a cambio de convertirla en un paraíso de las criptomonedas.

Además, se ha revelado la existencia de planes por parte de los líderes independentistas para establecer un banco central catalán que garantice la soberanía monetaria de una Cataluña independiente.

READ  El Gobierno se enfrenta a las comunidades de PP-Vox por derogar sus leyes de Memoria Democrática y apelará al Tribunal Constitucional

En este contexto, se ha mencionado un documento manuscrito que nombra a Trapero, Artadi, el Molt Honorable President y Putin, sin aclarar la relación entre ellos.