Meinrad Spenger, CEO de MásMóvil.
Meinrad Spenger, CEO de MásMóvil.Pablo Monge

MásMóvil ha renovado los acuerdos que mantiene con Telefónica para el uso de su red de telefonía móvil y fibra óptica para el hogar, por lo que el cuarto operador acuerda pagar un mínimo de 100 millones de euros al año durante los próximos cinco años, según lo informado por El operador de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El acuerdo también incluye la transferencia de tráfico desde LycaMobile, el operador móvil virtual que acaba de comprar MásMóvil por 361 millones de euros, desde la red de Telefónica a la suya, a partir del próximo año.

Asimismo, la modificación acordada por las dos compañías también contempla la reducción del costo por gigabyte de datos, lo que permitirá a MásMóvil absorber futuros aumentos en el consumo de datos. El acuerdo mayorista también prevé un mecanismo de reducción de precios vinculado a los volúmenes comprometidos con el alquiler de la red de fibra. Todas estas revisiones permitirán un ahorro anual de MásMóvil antes de impuestos de 28 millones de euros.

MásMóvil, que se encuentra en medio de la adquisición de KKR, Cinven y Providence, ya cerró en mayo un acuerdo con un fondo de infraestructura para vender un millón de accesos de fibra óptica a una empresa recién creada (Netco) por un valor de alrededor de 400 millones ( entre 385 millones y 414 millones, dependiendo de algunos ajustes finales).

De este millón de accesos de fibra óptica (1,078 millones), 245,000 ya están construidos, pero los otros aproximadamente 800,000 tendrán que implementarse en los próximos años. Netco es propiedad mayoritaria del fondo de infraestructura, pero minoritaria de MásMóvil, que tendrá entre el 40% y el 49,99% del capital.

READ  Ciudades del futuro

Antes de esta operación, MásMóvil había llegado a un acuerdo para construir conjuntamente con Orange una serie de nuevos accesos de fibra para hogares en municipios donde actualmente no hay servicios de acceso de fibra, solo ADSL. Con este acuerdo, MásMóvil acuerda construir accesos para entre 500,000 y 750,000 casas nuevas, que serán las que integrará en la nueva empresa conjunta con el fondo de infraestructura. Mientras tanto, Orange se encargará de unos dos millones de accesos y ambos operadores acuerdan alquilar las redes del otro por un período de 20 años.