La caída en el desplazamiento como resultado del covid-19 ha colocado a Uber en un escenario de enorme delicadeza que podría resultar en el despido de alrededor de 5.400 de sus empleados en todo el mundo, según el periódico estadounidense. La información. Sin embargo, es probable que este recorte, que representaría el 20% de los casi 27,000 trabajadores que componen la fuerza laboral, sea modificado en las próximas semanas por los gerentes de la compañía, de tal manera que podría expandirse o reducirse dependiendo de Próximas deliberaciones.

La disminución en los viajes en Uber ha variado según el país, aunque los escenarios que la compañía está considerando caen entre una reducción del 70% y del 90% en el alquiler de vehículos en comparación con el mismo período del año pasado. Esta disminución afecta sustancialmente el modelo de negocio de Uber, que basa el 75% de sus ingresos en estas transferencias, mientras que el 25% restante tiene que ver con la entrega a domicilio de alimentos (Uber Eats). Esta rama, por el contrario, aunque su demanda ha aumentado durante el período de confinamiento, su impacto en las cuentas finales es bajo y no logra contener la hemorragia principal. “Estamos analizando todos los escenarios posibles para asegurarnos de llegar al otro lado de la crisis en una posición más sólida que nunca”, dijo la compañía en una nota enviada a la prensa estadounidense.

Uber registró pérdidas de $ 1,1 mil millones (€ 1,014 mil millones) en el último trimestre de 2019, y en menos de un año ha visto renunciar a tres de sus principales gerentes. El último en hacerlo, el martes pasado, fue Thuan Pham, Jefe de Tecnología, que había estado con la compañía desde 2013, siendo el ejecutivo con más años de servicio. Antes de la renuncia de Phan, el Director de Operaciones Barney Harford y la Gerente de Marketing Rebecca Messina se fueron en octubre.

READ  El ADN antiguo revela la historia genética del mundo caribeño Genética, paleontología

Uber presentará sus cuentas para el primer trimestre el 7 de mayo, y antes de la llegada de la pandemia, esperaba alcanzar rentabilidad a fines de año.