Si las preferencias de los ciudadanos pasan por el teletrabajo, el Congreso debe “permitir y facilitar” la adaptación de los empleados al mismo. Esto fue defendido por el Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en su comparecencia ante la comisión para la reconstrucción en el Parlamento. Sin embargo, advirtió que el trabajo remoto puede tener “efectos negativos” en la productividad y su impacto en los patrones de consumo debe analizarse.

Hernández de Cos ha dado el ejemplo de la institución gobernante: los 3.000 trabajadores que ha adaptado al teletrabajo en 10 días. “Ha funcionado muy bien”, continuó, haciendo que sea “altamente probable” que, después del parto, se planteen opciones para dar más posibilidades al teletrabajo, dadas las ventajas en términos de reconciliación.

A pesar del apoyo, el gobernador también ha dicho que desde el Banco de España hacen “Pepito Grillo” pidiendo ser “cuidadosos” ante la evidencia de que este tipo de trabajo a veces tiene “efectos negativos” sobre la productividad. Además, el trabajo remoto podría tener un impacto asimétrico en diferentes grupos de trabajadores en el mercado laboral, de modo que aquellos con un nivel educativo más bajo y aquellos vinculados a actividades más básicas tendrán mayor “dificultad” para beneficiarse de esta posibilidad.

Estas asimetrías deben tenerse en cuenta en el diseño e implementación de políticas activas de empleo y, especialmente, mejorar la formación continua de los trabajadores. Del mismo modo, advirtió que el teletrabajo cambia los patrones de consumo, ya que, por ejemplo, la gente no va al restaurante cerca de la empresa, lo que puede tener “efectos estructurales” a tener en cuenta. El Banco de España también ha verificado la existencia de “efectos adversos” en materia de salud laboral.

READ  Los empresarios presionan al PP para que haya acuerdos en la reconstrucción | España

En cualquier caso, dado que el mayor recurso reciente al teletrabajo en algunas ocupaciones puede no tener una naturaleza “meramente transitoria” como una solución de emergencia durante la pandemia, es necesario que las compañías realicen ciertas inversiones en medios y conocimiento para asegurar que la productividad de Estos trabajadores alcanzan su nivel más alto posible.

Según un estudio realizado por el Banco de España, el uso del teletrabajo en España sigue siendo bajo en comparación con otras economías europeas. Mientras que en 2018 el 13,5% de las personas empleadas entre 15 y 64 años trabajaban de forma remota en la UE-28, esta proporción solo alcanzó el 7,5% en España. Por esta razón, la agencia cree que existe un “potencial considerable” para el desarrollo de esta forma de trabajo en España, ya que cuando se tienen en cuenta las características intrínsecas de cada ocupación, aproximadamente el 30% de los empleados podrían teletrabajar, al menos, de vez en cuando.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva de coronavirus en España y en cada autonomía

– Preguntas y respuestas sobre coronavirus

– Guía de acción contra la enfermedad.

– Haga clic aquí para suscribirse al boletín diario sobre la pandemia