Fedea hace un llamado al Gobierno para que haga un mayor esfuerzo contra la crisis causada por el coronavirus. La fundación solicita que se amplíe el monto de las garantías del Instituto Oficial de Crédito (ICO) y que se estudie su extensión hasta 2021, según lo publicado por el grupo de trabajo conjunto el 19 de noviembre de este año. El documento muestra que España se encuentra en una situación modesta en términos de las medidas lanzadas en comparación con otros países europeos, tanto en términos del volumen de recursos dedicados durante la pandemia como en términos del tiempo disponible. Esto se debe esencialmente al estrecho margen fiscal con el que España llegó a la crisis del coronavirus.

“La flexibilidad de los programas de garantía parece esencial, de modo que si se agotan pueden ampliarse en cantidad y con el tiempo. De lo contrario, es probable que sean insuficientes ”, afirma el documento. Sin embargo, el Ejecutivo se enfrenta a un doble problema: el gasto público está aumentando debido a marchas forzadas y la recaudación está fuera de control. Esto hace que la deuda ya coquetee con el 100% del PIB. Y se espera que el déficit se dispare al 10% en un año. Por esta razón, los nuevos planes de ayuda lanzados por el Gobierno reciclan medidas anunciadas previamente o priorizan líneas de crédito en lugar de transferencias directas para evitar endeudarse, si es posible.

La fundación también recomienda que las Administraciones garanticen el plazo de los pagos, algo que, recuerden, no siempre se cumple. “El papel de la administración pública puede ser central tanto en el ámbito de la cadena de pagos de la economía como al adoptar una mayor flexibilidad en su papel de acreedor privilegiado”, dice el texto. También exige la reestructuración de la deuda de las empresas que necesitan que se facilite para evitar la muerte debido a la falta de liquidez de las empresas viables, una de las lecciones de la Gran Recesión. “Sería deseable facilitar la reestructuración de su deuda, limitando los privilegios de las administraciones públicas, incluida la Seguridad Social, y los vetos de los acreedores superiores. La reestructuración de la deuda con los bancos podría facilitarse eliminando tanto la deuda fiscal como la Seguridad Social “, agrega el comité de expertos.

READ  ¿Por qué El Salvador está adoptando el bitcoin y por qué los sospechosos advierten que no funcionará?

El grupo de trabajo, coordinado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), está compuesto por más de 120 expertos de universidades, empresas y organizaciones que analizan cómo reactivar la economía española a través de medidas públicas para apoyar el tejido productivo.

Sin colchón fiscal

España ha encontrado varios problemas en este 2020 que se agregaron a las tareas aún pendientes. El principal, el enorme golpe de la crisis del coronavirus, que ha afectado el corazón de la economía. Las medidas de confinamiento y el cierre de fronteras, entre otros, fueron una especie de quimioterapia agresiva con una parte positiva, que mató parte de las células dañinas (redujo la propagación del virus). Pero también con una cara menos amigable: en el camino ha liquidado muchas células buenas, que serían el tejido productivo, el consumo y el empleo destruido. A todo esto se agrega que las cuentas públicas no llegaron a flotar, con un estrecho margen fiscal con el cual actuar después de años de ajustes pendientes.

“Las diferencias entre los países analizados se relacionan principalmente con los diferentes márgenes de política fiscal disponibles para cada uno de ellos al comienzo de la crisis, quizás con la única excepción de Italia, que, a pesar de presentar altos niveles de déficit y deuda pública antes de En una pandemia, ha establecido programas de autoempleo y financiación empresarial, y apoyo a la exportación, que puede denominarse “ambicioso”, lo que puede generar incertidumbre adicional a medio plazo. “Según el texto, esta política de Italia contrasta con la española, con mucha más cautela:” Debe evaluarse si la confirmación de nuevos recursos fiscales proviene de la Unión Europea y aprovecharse de ciertos impulso comunidad favorable, las medidas de apoyo directo a las empresas deberían considerarse de manera más decisiva ”, insiste el documento.

READ  United Airlines pagará .5 49,5 millones para investigar el acuerdo de correo internacional de EE. UU. Voice of America

Las tensiones presupuestarias se reflejan directamente en los dos grandes planes presentados por el Gobierno esta semana: ayuda a la industria automotriz y el turismo. Entre los dos sectores generan una cuarta parte de la economía del país, razón por la cual han estado pidiendo apoyo durante semanas. Pero las reacciones son dispares a las estrategias presentadas. En el sector automotriz están satisfechos, al ver que se cumplen parte de sus demandas, pero en el sector turístico el sabor es amargo.

Facilidades de financiación contra ayudas directas.

El primero en ver la luz fue el Plan de Impulso a la Cadena de Valor de la Industria Automotriz el lunes, que incluye una inyección de 3,75 mil millones de euros, aunque solo 1,535 llegarán este año. Y se diluye aún más si las transferencias se separan de las garantías y las facilidades de financiación. La inversión directa para 2020 se reduce a 645 millones, de los cuales una parte se destinará a investigación, capacitación y parque público. Si se limpian todos los artículos, solo 350 millones de euros se destinarán directamente a la compra de vehículos para particulares y empresas, el 9% del total. A pesar de esto, el sector aplaude el programa, principalmente porque incluía algunas de sus demandas, como que la ayuda para la compra se puede utilizar en la compra de vehículos diesel y de gasolina.

El jueves, pocos días después y con la misma pomposidad en La Moncloa con el presidente Pedro Sánchez al abrigo de sus ministros, sindicatos, empleadores y representantes del sector, se presentó el Plan Boost para el sector turístico. En este caso, la ayuda directa es de unos 300 millones de euros, aunque, si se separan por años, para este 2020 solo se ponen a disposición 126,43 millones, un magro 3% de los 4.262,7 millones anunciados. El reflejo del margen limitado disponible para que las cuentas públicas aumenten sus gastos es que el 93% del plan consiste en líneas de crédito respaldadas por el ICO u otros fondos con condiciones ventajosas.

READ  Brasil, México y Perú arrastran a América Latina a su mayor recesión ya que hay registros | Economía

Si se comparan los dos grandes planes para la industria automotriz y el turismo con los presentados en otros países, las diferencias son notables. Con Alemania, la comparación no se mantiene directamente. Por ejemplo, el Gobierno de Angela Merkel ha asignado 9,000 millones solo para rescatar a Lufthansa, el doble del programa de apoyo para el turismo español en su conjunto. En Francia, la diferencia también es alta, pero no tanto. El país francés asignó 18,000 millones de ayuda al turismo, cuatro veces más que España. Fuentes de La Moncloa lo justifican al recordar que desde el comienzo de la pandemia, 15.273 millones se han dedicado al sector, aunque aquí se incluyen ayudas generales como los archivos de regulación de empleo temporal (ERTE), hay condiciones especiales para el turismo. Las líneas de garantía de ICO – según el plan, ya se han otorgado 10.524 millones a empresas del sector -, el beneficio extraordinario para la cesación del trabajo por cuenta propia, los aplazamientos de impuestos y la expansión de 400 millones de la línea de crédito creada después de la quiebra de Thomas Cocinar ópera turística.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– El mapa de coronavirus: así es como los casos crecen día a día y país por país

– Preguntas y respuestas sobre coronavirus

– Guía de acción contra la enfermedad.

– En caso de síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad