Connect with us

Economy

INE: La economía española sufrió una contracción histórica en el primer trimestre: cayó un 5,2% | Economía

Published

on

La historia también se escribe en figuras. El del crecimiento económico del primer trimestre del año tiene todas las papeletas para ir a los libros de economía como la mayor caída en la actividad productiva en España desde que hay registros. El producto interno bruto, el principal indicador para medir la evolución de la riqueza de un país, cayó un 5,2% entre enero y marzo como resultado de las medidas de contención adoptadas para tratar de detener la pandemia de coronavirus, según los datos publicados este martes por las Estadísticas Nacionales Instituto (INE), que confirman la cifra avanzada el 30 de abril.

La serie estadística INE comienza en 1970 y no hay otro bloqueo similar en Excel. El más cercano fue el primer trimestre de 2009, en la crisis financiera anterior, cuando la economía colapsó 2.6%, la mitad que en este momento.

La caída abrupta de la actividad económica en el primer tramo del año no tiene comparación con ninguna otra crisis en tiempos de paz. Sería necesario volver a los años posteriores a la Guerra Civil del siglo pasado para encontrar un hecho similar, de acuerdo con la serie estadística que algunos historiadores especializados han construido.

Si los datos del primer trimestre son desalentadores, será necesario esperar algunas semanas para conocer la primera cifra oficial sobre el desempeño del segundo trimestre, cuando la reclusión fue más estricta: la economía se detuvo por dos semanas y estuvo inactiva por dos meses hasta que comenzó a acelerarse. Esa cifra dejará a los historiadores económicos sin palabras y marcará el inicio oficial de la recesión. Los académicos exigen dos períodos de tres meses en números rojos para certificar la crisis. Hasta ahora, el presagio más confiable de lo que pudo haber sucedido entre abril y junio ha sido ofrecido por el Banco de España, que calcula que la economía caerá un 20% en el segundo trimestre. Pero para analizar estas cifras aún tendremos que esperar.

READ  Inflación: discurso y realidad | Economía

El INE actúa como notario de la evolución económica. Sus datos son los más confiables para analizar la evolución económica y social del país. Y las cifras del primer trimestre muestran cómo todos los componentes principales del PIB cayeron entre enero y marzo. El consumo de los hogares se contrajo un 6,6%, la inversión un 5,1% y el sector exterior sufrió un golpe histórico debido al cierre de fronteras en casi todo el mundo. Solo el gasto de las administraciones públicas, que abrió la caja fuerte para lanzar socorristas a los sectores más afectados por la pandemia, registró un aumento del 1,8%.

Por ramas de actividad, la agricultura y la salud (por razones obvias) fueron los únicos sectores que no mostraron grandes caídas. Los más afectados fueron el comercio, el transporte y la hostelería, que registraron una caída del 11,1%. La construcción también se rompió por la picadura del virus con una disminución del 6.8% en el primer trimestre.

La caída en el primer trimestre es más sorprendente porque en los tres trimestres anteriores (segundo, tercer y cuarto trimestre de 2019) la economía española había estado creciendo a un 0,4%.

En la tasa interanual, el PIB para el primer trimestre se contrajo un 4,1%, en comparación con el aumento del 1,8% en el trimestre anterior. Este es el mayor descenso desde el segundo trimestre de 2009, cuando la economía española se contrajo un 4,4% interanual. No se registraron datos negativos del PIB desde finales de 2013.

La demanda nacional resta 3,7 puntos del cambio interanual en el PIB en el primer trimestre, 5 puntos menos que en el cuarto trimestre. Por su parte, la demanda externa resta 0,4 puntos, nueve décimas menos que en el último trimestre.

READ  Inflación: discurso y realidad | Economía

Los datos trimestrales muestran una caída en el consumo de los hogares del 6.6%, en comparación con un crecimiento del 0.1% en el trimestre anterior. En contraste, el gasto público golpeó el gas entre enero y marzo y creció un 1.8%, su mayor aumento en 12 años, específicamente desde el primer trimestre de 2008. Por su parte, el gasto del consumidor por parte de las instituciones sin fines de lucro y los servicios para el hogar aumentaron en 0.8%, cinco décimas más que en el trimestre anterior.

La inversión, por otro lado, registró su mayor caída en 11 años en el primer trimestre (desde el segundo trimestre de 2009), cayendo un 5,7% entre enero y marzo.

El INE señala que la situación causada por el coronavirus hace que ciertas variables, como las horas realmente trabajadas, sean más relevantes en la actualidad al medir la evolución del empleo. «Esta variable, en comparación con los trabajos equivalentes a tiempo completo, se considera la que refleja más claramente los efectos inducidos por el empleo del brote de covid-19 y las medidas posteriores tomadas», señala.

El empleo en la economía, en términos de horas trabajadas, cayó un 5% en el primer trimestre en comparación con el trimestre anterior. Esta tasa es menor que la de los trabajos equivalentes a tiempo completo (-1.9%, que es 2.8 puntos menos que en el cuarto trimestre) debido a la reducción observada en el promedio de horas a tiempo completo (-3.1%).

En términos interanuales, las horas trabajadas disminuyeron un 4,2%, una tasa 5,6 puntos menor que la del cuarto trimestre de 2019. Mientras tanto, las posiciones equivalentes a tiempo completo disminuyeron un 0,6%, 2,6 puntos menos que en el cuarto trimestre, lo que significa que 102,000 empleos equivalentes a tiempo completo han sido destruidos en un año.

READ  Inflación: discurso y realidad | Economía

Experiencia en periódicos nacionales y periódicos medianos, prensa local, periódicos estudiantiles, revistas especializadas, sitios web y blogs. Publicado por Telegraph, Guardian, Metro, Independent, The Debrief, VICE, Femail Online, Inside Housing, Press Association, Open Democracy, i-D, la revista Your Cat, Mumsnet y más.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economy

Inflación: discurso y realidad | Economía

Published

on

El coco está llegando … Los análisis sugieren que el covid-19 ha traído un nuevo riesgo de deflación, una espiral de caída de precios que ya se ve en el IPC. Sin embargo, otros creen que, cuando todo esto suceda, lo que sucederá es que la inflación aumentará más intensamente de lo que estamos acostumbrados últimamente. Esta última preocupación se prodiga sobre todo en Alemania, donde las lentes del análisis económico continúan influenciadas por el problema de la hiperinflación de la República de Weimar de entreguerras y ven un paralelo histórico en los estímulos fiscales para luchar contra la pandemia, que consideran que se relanzará. precios acelerados.

Seguramente, ambos tienen motivos de inquietud, pero gran parte del problema radica en una distribución de tiempos que aún no controlamos. Ya hemos observado que el confinamiento, que arrastró tanto la demanda como la oferta, hundió los precios en abril y mayo. El avance progresivo hacia esta nueva normalidad, lamentable por ahora, porque sectores como el turismo o el sector automotriz aún están muy afectados, tampoco parece ofrecer comodidad a los precios. Y el análisis continuará en un territorio indefinido mientras no se alcance una auténtica normalidad, algo que solo se puede lograr con un tratamiento médico efectivo o una vacuna.

No sabemos cuánto tiempo pasaremos por esta falta de definición. Mientras tanto, el hecho de que los precios caigan (discurso teórico) contrasta con la realidad percibida por los hogares. El INE informó ayer una caída del 0.3% en los precios en junio, más moderada que la caída del 0.9% en mayo. Los precios de algunos servicios (incluido el alquiler de viviendas) caen, pero los de la mayoría de los bienes de consumo aumentan más. En estos meses, el instituto de estadística también ha tenido que improvisar, creando índices de precios para aquellos bienes para los cuales, de hecho, hubo cierta actividad de consumo, incluso si fue mínima. En particular, los precios de lo que el INE llama «bienes covid-19» subieron un 2,3% en junio, mientras que los de «servicios covid-19» cayeron un 2,4%.

READ  Inflación: discurso y realidad | Economía

Como en tantas ocasiones en estos años de tremenda expansión monetaria, los bancos centrales nos dicen que los estímulos se producen porque la inflación está en su punto más bajo, pero los bolsillos de los consumidores no lo notan. Muchos productos que utilizamos intensamente, desde móviles hasta bienes duraderos, pasando por muchos alimentos no procesados, no ven su precio reducido con precisión. Los combustibles (después del colapso reciente del mercado del petróleo crudo) continúan siendo la principal explicación de la persistencia de una baja inflación y la excusa de las autoridades monetarias para poder extender su brazo de ahorro como si fuera blandiblu.

En caso de que falten piezas del rompecabezas de la inflación, el coronavirus ha eliminado algunas para que los propietarios de los dos miedos (hiperinflación y deflación) relancen sus profecías. La verdad es que serán meses de aplicación de paradojas económicas, con aumentos en la tasa de ahorro y mucha intervención pública. Lo que sucederá después es imposible de predecir hasta que sepamos cuándo será «después».

Continue Reading

Economy

El Gobierno extiende este martes la moratoria de desalojo y alquiler para familias vulnerables hasta el 30 de septiembre | Economía

Published

on

En el centro, el primer ministro, Pedro Sánchez, en el Consejo de Ministros el viernes 2 de julio, a su lado los cuatro vicepresidentes.Moncloa

El Gobierno extenderá hasta el 30 de septiembre varias de las medidas que aprobó para amortiguar el impacto social causado por la crisis económica del coronavirus. En la agenda del Consejo de Ministros está la extensión de los contratos de alquiler de vivienda habitual por seis meses. Hasta entonces, la moratoria hipotecaria y el pago de alquileres a grandes tenedores de viviendas o empresas públicas continuarán. Además, los suministros básicos de suministros básicos como electricidad, agua y gas están garantizados durante este período, señalan fuentes del gobierno.

Esta es una de las piernas de lo que el Ejecutivo llama escudo social, un conjunto de medidas diseñadas para amortiguar el impacto que la interrupción de la actividad ha tenido en el mercado laboral y los ingresos de los hogares. Como en el caso del ERTE, la iniciativa más ambiciosa de ese escudo durará hasta el último día de septiembre, de acuerdo con lo que Cadena SER ha avanzado y este periódico ha podido confirmar. La extensión de las medidas laborales salió a la luz, después de un pacto con los interlocutores sociales, hace una semana y media. También en ese Consejo de Ministros, se aprobó una ayuda extraordinaria para los trabajadores independientes.

Una gran parte de las medidas que se extenderán este martes fueron aprobadas en los primeros consejos de ministros que sucedieron a la declaración del estado de alarma en marzo y, en principio, estaban vinculadas a ella, ya que caen un mes después de que dejara de existir. en vigor. Esto significa que estas medidas sociales expirarían el 21 de julio si la extensión que se espera sea aprobada este martes no medió.

READ  Inflación: discurso y realidad | Economía

Con respecto a las hipotecas, se espera que el plazo para solicitar la moratoria se extienda hasta el 29 de septiembre. Fuentes del ejecutivo señalan que la operación será secuencial: tres meses de moratoria legal y nueve meses de moratoria en el sector bancario.

En alquileres, la medida es doble. La primera posibilidad es solicitar hasta el 30 de septiembre la extensión de los contratos de arrendamiento en las mismas condiciones por seis meses. El segundo es abrir la opción para que las familias vulnerables soliciten una moratoria en el pago del alquiler a grandes propietarios y empresas públicas.

Según el decreto aprobado el 31 de marzo, que contenía la primera edición de muchas de estas medidas, para encontrarse en una situación vulnerable, tenía que haber perdido su trabajo o haber sido afectado por un archivo de regulación de empleo temporal (ERTE). Además, esta situación debería haber causado la caída de un cierto nivel de ingresos vinculado al IPREM (indicador público de ingresos múltiples).

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva de coronavirus en España y en cada autonomía

– Buscador: la nueva normalidad por municipios

– Preguntas y respuestas sobre coronavirus

– Guía de acción contra la enfermedad.

Continue Reading

Economy

La industria y el comercio se recuperan en mayo, aunque todavía están lejos de los niveles precocidos | Economía

Published

on

Fábrica de automóviles.EFE

Finalmente, la economía comienza a mostrar signos de recuperación después de cumplir con los peores pronósticos durante los meses más difíciles de confinamiento. Ahora, la nota positiva proviene del índice de producción industrial: después de experimentar la peor caída en la serie histórica, en mayo el efecto de rebote esperado llegó con un aumento del 14,7% en comparación con el mes anterior. Esto se confirma con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) este lunes, que sin embargo dejan espacio para otra lectura menos halagadora. A pesar del repunte, la actividad industrial permanece un 24,5% por debajo de los niveles de hace un año, y señala que todavía tendremos que esperar para poder hablar sobre los brotes verdes. El comercio también experimentó un fuerte repunte en mayo en toda la eurozona.

«Es una recuperación esperada, pero modesta», dijo María Jesús Fernández, economista senior de Funcas. En otras palabras: una vez que tocas fondo es difícil caer más. En abril pasado, la actividad industrial sufrió un golpe monumental, nunca visto desde el comienzo de la serie histórica en 1976. La caída fue entonces del 34,1% en términos interanuales y del 22,1% en comparación con marzo, cuando el índice ya había experimentado el primer fuerte descenso después de la declaración de alarma. «Desde el otoño de marzo y abril solo la tercera parte se ha recuperado», dice Fernández, «y creo que llevará mucho tiempo volver a los niveles anteriores».

Mientras tanto, los sectores industriales que más sufrieron el bloqueo en marzo y abril, los de bienes de consumo duraderos y bienes de capital, también fueron los que obtuvieron mejores resultados en mayo, con los mayores incrementos mensuales de 100% y 51,2%, respectivamente. Si pasamos a más detalles, la fabricación de vehículos (+ 362.9%), la industria del cuero y el calzado (+ 159.7%) y la fabricación de muebles (+ 96.6%) fueron las que más se beneficiaron de la reducción y el retorno gradual. a la actividad en el quinto mes del año.

READ  Inflación: discurso y realidad | Economía

La estadística INE no es la única que produce datos positivos y deja espacio para esperar que lo peor ya sea cosa del pasado. Este mismo lunes, la oficina estadística europea Eurostat publicó las cifras de ventas minoristas de mayo, que reflejan un aumento del 17,8% en la zona del euro. También llegan noticias alentadoras de Alemania: los nuevos pedidos a las fábricas en ese país avanzaron 10.4% entre abril y mayo después de sufrir una caída récord en la actividad durante el confinamiento. Y hay más: el índice PMI preparado por la consultora IHS Markit, a través de una encuesta de percepción de gerentes de compras de cientos de empresas en varios estados de la zona euro, registró su mejor resultado en junio desde febrero pasado.

Sin embargo, en todos los casos, hablar de recuperación parece más un espejismo que una realidad. Tanto en el caso del índice PMI como en el caso de la industria alemana, cuyos pedidos están casi un 30% por debajo del primer trimestre del año y el mismo período de 2019. También en el caso de las ventas minoristas en la zona del euro, el La instantánea es la misma: el rebote de May es notable, pero aún no es suficiente para recuperar completamente el terreno perdido. En términos interanuales, es decir, en comparación con los niveles de mayo de 2019, la evolución continúa siendo negativa (-5,1%), aunque la caída es menos severa que la registrada en marzo y abril, cuando la disminución se convirtió en dos dígitos: 8.3% y 19.6%, respectivamente.

READ  Inflación: discurso y realidad | Economía

Es que los shocks de la crisis económica causados ​​por la pandemia covid-19 han sido devastadores en el segundo trimestre del año, según las previsiones de los principales organismos y casas de análisis. El Banco de España calcula que, después de disminuir el PIB en un 5,2% entre enero y marzo, como efecto de solo dos semanas de encierro, entre abril y junio, la actividad disminuyó entre un 16% y un 21,8%. Mientras tanto, la Autoridad Independiente para la Responsabilidad Fiscal (Airef) pronostica una caída del 14% para el mismo período. Las previsiones preparadas por Funcas también señalan que en el segundo trimestre del año la economía ha continuado en territorio negativo, con caídas entre 18% y 20%. Los primeros efectos globales de la recuperación del PIB, explica Fernández, vendrán en el tercer trimestre, con un avance de entre 15% y 17%.

En el caso de la producción industrial española, todas las actividades registraron disminuciones en la tasa interanual. Las categorías de confección y fabricación de vehículos fueron las más afectadas, con una disminución de 80.6% y 63.1%, respectivamente. La industria química (−13.4%), la recolección, purificación y distribución de agua (−13.6%) y la industria papelera (−14.5%), por otro lado, fueron las que menos redujeron su producción con respecto a mayo de 2019 .

«Prever hasta dónde puede llegar la recuperación es lo más difícil», dice Fernández. Las variables en juego son muchas, tanto internas como externas. «Por ejemplo, en el sector del automóvil, lo que sucede internacionalmente es muy importante, mientras que otros están más orientados hacia la demanda interna, por lo que es muy difícil hacer pronósticos por actividad, porque hay mucha incertidumbre sobre cómo puede comportarse la demanda interna, pero también en qué medida se restablecerá la cadena de producción y la demanda internacional. «

READ  Inflación: discurso y realidad | Economía

Analizando los datos por sectores industriales sin corrección de calendario, las disminuciones interanuales han sido de alrededor del 40.9% en bienes de consumo duraderos, 39.7% en bienes de capital, 26.9% en bienes intermedios, 23.7% en bienes de consumo no duraderos y 17.6% en energía Los índices corregidos por efectos estacionales y de calendario también muestran tasas negativas en todos los sectores: bienes de consumo duraderos (-36.5%), bienes de capital (-36.4%), bienes intermedios (-23.4%), bienes de consumo no duraderos (-19.6% ) y energía (-16,6%). El mayor dinamismo se observa en las industrias de bienes de consumo duraderos y bienes de capital, que sufrieron la mayor parálisis en abril. De nuevo, un claro efecto de rebote.

La producción industrial también disminuyó en mayo en todas las comunidades en la tasa interanual. Los mayores descensos se produjeron en Baleares (-35,8%), Aragón (-33,8%) y Galicia (-33,6%), mientras que los más pequeños los experimentaron Murcia (-17%), Castilla-La Mancha (-20,6%) , Canarias (-22,2%) y Madrid (-23,3%).

Continue Reading

Trending